22 NOV
2014
Compartir la noticia:

22/11/59 OTRA VEZ CAMPEÓN


EtiquetasEtiquetas: Historia Azulgrana

Luego de 13 años de sequía, San Lorenzo volvía a gritar campeón. Fue un 22 de noviembre de 1959, con un equipazo dirigido por José Barreiro, clasificando a la primera edición de la Copa Libertadores que luego se regalaría en los escritorios.

22/11/59 OTRA VEZ CAMPEÓN


CADA TRECE AÑOS, UN CAMPEONATO ESTIMULA Y SIENTA BIEN CON UNA PRODUCCIÓN OFENSIVA FORMIDABLE!


Tradición repetida: por tercera vez en el profesionalismo, San Lorenzo se consagraba campeón, luego de un período de trece años en el que tentó fortuna sin lograr el lacro máximo. Así, se repetía el logro obtenido en 1933 y luego en 1946. Así, se llevaba nuevamente, después de varias frustraciones, la enorme alegría a la gran parcialidad azulgrana. Así, quedaba puesto en claro cuál era el verdadero nivel de San Lorenzo, y de sus jugadores, requeridos por la selección y admirados por hinchas y por rivales.


San Lorenzo de Almagro volvió a subir al pináculo gracias al trabajo organizado y planificado, donde no existieron las interferencias ni las improvisaciones. La conducción técnica, como en la temporada anterior, estuvo a cargo de José Barreiro, quien cuatro fechas antes del final del certamen, pudo darle esta magnífica alegría a la "barra" de Boedo y de todo el país.


En cuanto al plantel, ¿qué puede decirse? Hay quienes afirman que en 1959 se atravesaba por un período de crisis económica, motivo por el cual las grandes adquisiciones escaseaban y los valores invertidos en el mercado eran magros. Hay que señalar que luego del fiasco de Suecia y de la emigración de algunos jugadores, el fútbol se había estancado en un proceso del cual ya fue difícil salir. Los esquemas defensivos imperaban; los puntos de visitantes comenzaron a valorarse como si fueran de oro. Ya nadie pensaba en ganar, cómo líricamente se hacía "antes". Suecia demostró que esos eran esquemas anacrónicos.


La excepción fue San Lorenzo. Que le demostró al fútbol argentino que con un buen semillero se pueden encarrilar buenos planteles, y que la mejor defensa es un buen ataque.


Utilizando un plantel de dieciocho jugadores (solamente), con las únicas incorporaciones de Omar H¡gin¡o García (proveniente de Tigre) y del defensor Cancino, nativo de Salta, los azulgranas se lanzaron a una conquista obtenida prácticamente de punta a punta. Era un verdadero equipazo. Con todas las letras.


 


COMIENZO CON BAILE


Cualquiera diría que los riesgos de San Lorenzo no se amilanó y enfrentó a Gimnasia en su reducto y ganó por 4 a 1. ¿Exagerado? No, y desde el primer tiempo las diferencias se hacían notorias. El visitante, armónico y capaz en la vanguardia a pesar del excesivo individualismo de Sanfilippo (según recalcó la crónica). Gimnasia aún estaba "en la: pretemporada".


La segunda fecha se jugó parcialmente un martes (día del compromiso contra Independiente), porque ese domingo llovió torrencialmente y motivó que el torneo se desdoblara. Otros jugaron el miércoles. Lo cierto


un viaje a La Plata eran mayúsculos. ‑ es que bien pronto cayó el invicto de


Boedo, ya que los "Rojos" de Avellaneda ganaron 1 a 0. Un resultado que no era más que un calco que el del año anterior y que dejó a muchos con bastante "bronca". Porque se pudo empatar...


Lo cierto es que el equipo se recuperó prontamente. La tercera jornada, nuevamente en día laborable, fue para festejar una goleada contra Atlanta por 4 a 0. Apareció Facundo, en su primer encuentro del año, relevando a Lallana. Y "apareció" Sanfilippo, quien al convertir tres goles se erigió en scorer del torneo, sitial desde donde no "bajaría" más.


A Vélez le tocó el curioso privilegio de ser el primer equipo en la historia que cambió un arquero. Fue cuando perdió contra San Lorenzo 1 a 0 (en Boedo), luego de que Marrapodi se lesionara. En su reemplazo ingresó Rodríguez. El score ya se había abierto en el momento del relevo. Para variar, Sanfilippo se había ano. tado el "poroto".


El compromiso contra Racing fue de "entresemana" (se jugó un jueves). hay que señalar que esta derrota le permitió a los "académicos" llegar a la punta, algo que no hubiera ocurrido si los "Gauchos" se hubieran alzado al menos, con el empate. El cotejo terminó 4 a 2 en favor de los Blanquicelestes (¡Qué maleficio con los dos de Avellanada...! pero hay que consignar que el dominio correspondió a San Lorenzo. Inclusive, Facundo puso el 1‑0. Una vez más, como lo hacía desde su carrera en Banfield, Pizzuti nos marcó otro gol.


Luego vino un plato "livianito": Central Córdoba. En Rosario. No aparentaba peligro alguno. Por eso no extrañó cuando en menos de media hora de juego, el equipo se pusiera en ventaja por dos goles. Terminó 4 a 1 . Ello le permitió a los de Boedo quedarse solos en el segundo puesto, a un punto de Racing.


Más tarde vino de visita otro rosarino: Newell's. Una defensa muy sólida, un planteo defensivo, pero ninguna de estas características le hicieron evitar la derrota. El "Ciclón" ganó 2 a 1, aunque le haya costado un Perú remontar un score adverso desde el minuto de juego. Los rojinegros levantaron la puntería a partir de este cotejo, siendo posteriormente uno de los protagonistas del campeonato.


Una línea delantera punzante, con baluartes como Facundo, debía tener su premio. Contra River y en el Monumental lo tuvieron. El resultado fue de 2 a 1. Y los goles los marcó Boggio. Pero el potente puntero fue la gran figura. Esto, sin contar con la resistencia de la defensa, que tuvo agallas para soportar una desventaja numérica ostensible (explusado Montero prácticamente en la mitad del partido). Aún así, Racing seguía llevando un punto de diferencia...


Llovía la tarde que vino Estudiantes a Boedo. Llovía y el equipo no se encontraba a sí mismo. Fue así como en media hora de juego, la visita estaba en ventaja 2 a 0. Menos mal que estaba Sanfilippo, supusieron algunos, ya que promediando el complementario igualó las cosas, Pero los "Pinchas" volvieron a marcar un gol. Y recién sobre el final el local empató 3 a 3. Angustioso y luchado. Como los albicelestes habían perdido, San Lorenzo "hizo punta".


Pero no por mucho tiempo. Nueva‑, mente bajo la lluvia. Argentinos dejó al descubierto las fallas en la defensa azulgrana y ganó 3 a 1 . Los "Bichos" eran la sorpresa del torneo, ya que provenían de la Primera "B" y estaban entre los primeros puestos. Lástima, porque "lsa" García había establecido la ventaja sobre el inicio del encuentro. Las cosas pudieron salir mejor.


El desquite (llegó contra Ferro, al vencer 5 a 3. Esa contingencia se caracterizaba por la regularidad y cayó. Los "Pistoleros" hicieron dé las suyas, ya que cuatro de ellos (todos menos Ruiz) señalaron goles. Pero el punto flojo a resolver era la defensa que con esos tres goles en contra tenía notorio déficit.


Esos cinco "Pistoleros' (una delantera de recordada efectividad) repitieron su performance al ganarle a Huracán en Parque Patricios nada menos que 4 a 1 . Una humillación para los del "Globo", que a poco de comenzado el cotejo se encontraron en ventaja. Sin embargo, con alto espíritu de superación, los azulgranas remontaron la desventaja y pasaron a mandar en el resultado. La goleada permitió adueñarse de la punta con exclusividad.


El compromiso contra Lanús permitió comprobar varias cosas. Que la defensa seguía teniendo puntos flacos (A los 22 minutos de juego los "Granates" ganaban 2 a 0). (fue la ofensiva era realmente matadora (cuatro de los atacantes marcaron goles, terminando el partido 4 a 2). Y que San Lorenzo era, sin ninguna duda, equipo de resolver la brega en los periodos complementarios. Eso sí: el hincha tenia que acostumbrarse y sufrir. Pero los resultados se daban.


Era lógico suponer que Rosario Central opondría una sólida zaga. Y eso que eran locales. Pero debían "cuidarse" del puntero del campeonato. Sobre todo, quedó evidenciado cuando se pusieron en ventaja. Mucho le costó a San Lorenzo terminar empatados en un gol, en un encuentro que, por la dureza del rival, pudo haberse perdido. Afortunadamente había un espíritu de lucha meritorio.


Para variar, fue en el segundo tiempo cuando Facundo resolvió el partido contra Boca. El score fue 1 a 0 y de esta manera los Gauchos se consagraron "Medio campeones". Lo importante fue conseguir una victoria contra un rival de tal magnitud. Porque aunque Boca estaba mal, siempre era equipo de peligro. El dominio azularana fue abrumador, al punto de Sanfilippo marcó dos boles cantados y que el debutante arquero Ayala fue la figura del perdedor. No obstante, se. consiguió el triunfo (faltando diez minutos) y se mantuvo el liderazgo del certamen.


 


SEGUNDA RUEDA, AL GALOPE


Si es bien cierto que hubo algunas dificultades para imponerse en partidos de la primera rueda, no es menos verídico que con el correr de las fechas las cosas se facilitaron sobremanera. Aún así, el equipo se siguió caracterizando por ser el "campeón de los segundos tiempos" (según lo puede probar una tabla confeccionada al respecto).


Tal como si fuera una costante, al comenzar la segunda ronda se le ganó a Gimnasia 3 a 2, pero pudiendo remontar un 1‑2 que venía "de arrastre" desde los primeros 45 minutos. La ofensiva funcionaba a pleno, pero era necesario el incentivo de la desventaja para que se motivaran. Además, se repetía la característica de que en Boedo siempre los conjuntos visitantes se ponían en ventaja. Desde ya que sólo se computaban los resultados finales...


Llegó el momento de dirimir supremacías contra el segundo: Independiente. Un cotejo que pudo cambiar el curso del campeonato. Ganó el juego de la plática, de la belleza, de la pujanza. Perdió el contraataque, el defensivo, el amarrete. Ganó San Lorenzo 3 a 2. Al soltarse el equipo local, puso al descubierto las falencias defensivas, con lo que San Lorenzo pudo aumentar el marcador.


La victoria número trece costó. Nuevamente la tenaz defensa de un rival impidió que se concretaran las ventajas con mayor holgura. Atlanta fue durísimo. Pero Sanfilippo no perdonó: sobre el último cuarto de hora del cotejo, estableció la diferencia. Uno a cero y a cobrar.


No fue tan fácil el asunto contra Vélez. Y eso que, curiosamente, el que se puso en ventaja fue San Lorenzo. Esta vez con gol de Sanfilippo. Pero simultáneamente, el "Ciclón" dejó en descubierto las falencias de la defensa. A muy poco de. terminar la lucha el elenco velezano igualó las acciones. Una lástima, porque el fracaso de la retaguardia costó un punto casi seguro.


Volvieron las cabezas bajas... Es que la derrota contra Racing (¡otra vez!) no se podía admitir. Sin embargo, ocurrió. Fue por 2 a 1 . Y nuevamente merced a los errores cometidos por la línea defensiva. Más precisamente, en la ocasión, por una mala tarde del Bolero. Esta bien que los albicelestes eran los últimos campeones, pero ello nunca se evidenció en un partido parejo. Fue una pena.


En la fecha siguiente, se le ganó con holgura a Central Córdoba, por 4 a 0. A pesar de que los dos primeros goles fueron señalados por sendos penales, la superioridad fue enorme. Comenzado el cotejo se encontraron en ventaja. Sin embargo, con alto espíritu de superación, los azulgranas remontaron la desventaja y pasaron a mandar en el resultado. La goleada permitió adueñarse de la punta con exclusividad.


El compromiso contra Lanús permitió comprobar varias cosas. Que la defensa seguía teniendo puntos flacos (A los 22 minutos de juego los "Granates" ganaban 2 a 0). Que la ofensiva era realmente matadora (cuatro de los atacantes marcaron goles, terminando el partido 4 a 2). Y que San Lorenzo era, sin ninguna duda, equipo de resolver la brega en los periodos complementarios. Eso sí: el hincha tenla que acostumbrarse y sufrir. Pero los resultados se daban.


Era lógico suponer que Rosario Central opondría una sólida zaga. Y eso que eran locales. Pero debían "cuidarse" del puntero del campeonato. Sobre todo, quedó evidenciado cuando se pusieron en ventaja. Mucho le costó a San Lorenzo terminar empatados en un gol, por la dureza del rival, pudo haberse perdido. Afortunadamente había un espíritu de lucha meritorio.


Para variar, fue en el segundo tiempo cuando Facundo resolvió el partido contra Boca. El score fue 1 a 0 y de esta manera los Gauchos se consagraron "Medio campeones". Lo importante fue conseguir una victoria contra un rival de tal magnitud. Porque aunque Boca estaba mal, siempre era equipo de peligro. El dominio azulgrana fue abrumador, al punto de Sanfilippo marcó dos goles cantados y que el debutante arquero Ayala fue la figura del perdedor. No obstante, se. consiguió el triunfo (faltando diez minutos) y se mantuvo el liderazgo del certamen.


 


SEGUNDA RUEDA, AL GALOPE


Si es bien cierto que hubo algunas dificultades para imponerse en partidos de la primera rueda, no es menos verídico que con el correr de las fechas las cosas se facilitaron sobremanera. Aún así, el equipo se siguió caracterizando por ser el "campeón de los segundos tiempos" (según lo puede probar una tabla confeccionada al respecto).


Tal como si fuera una costante, al comenzar la segunda ronda se le ganó a Gimnasia 3 a 2, pero pudiendo remontar un 1‑2 que venía "de arrastre" desde los primeros 45 minutos. La ofensiva funcionaba a pleno, pero era necesario el incentivo


Por eso, se podría decir que a pesar de la goleada el arquero rival fue la figura. Es verdad que el elenco rosarinos último. Pero no es menos cierto que vino a avenida La Plata motivado por la posibilidad de ganarle al puntero.


Como la tónica del equipo era jugar al ataque, en el viaje a Rosario para


jugar contra Neweii's se dispuso que la ofensiva tomara la iniciativa. ¡Pobre) NOB Las" "Pistoleros" concretaron otra obre y ganaron 3 a 0. Como Independiente había empatado, los de Boedo estiraron la ventaja seis puntos. Las cosas se presentaban en forma inmejorable. La producción ofensiva era realmente demoledora.


River estaba a once puntos. Lejos, muy lejos del River campeón del '57. San Lorenzo hizo leña del árbol caído y ganó caminando: 3 a 0. Pudieron ser más, inclusive. La superioridad fue tan amplia, que promediando el segundo tiempo la parcialidad de River arrojó toda clase de objetos a la cancha, en señal de disconformidad con la producción de River. La policía reprimió severamente a los manifestantes. Hicieron bien: encima de que vieron un espectáculo, se quejaban...


La potencia ofensiva se ponía de manifiesto contra lo grandes y los chicos, de local y de visitante. Si no, que lo diga Estudiantes que cayó 4 a 1 en su propio reducto. Es que menos no se podían llevar: estaban. frente a un equipo que a esa altura del certamen tocaba el cielo con las manos. Curiosamente, el primer tiempo terminó 1 a 0 en favor de los locales. Y más extrañamente aún, fueron expulsados Silvero y Sanfilippo cuando Estudiantes estaba en ventaja. Pero a falta de un "Pistolero", aparecía otro. Facundo fue la figura, luego de dos partidos de ausencia. Pero Sanfilippo "volvió", y con todo, la fecha subsiguiente,, al enfrentar a Argentinos Jrs. Dos "misiles" le dieron la victoria a San Lorenzo en Boedo. Fue un encuentro ardorosamente disputado, donde hubo que poner un gran empeño para superar una defensa cerrada. A siete puntos de Racing, todo estaba dado para salir campeón.


Y se dio nomás fue contra Ferro. Curiosamente, el campeonato se obtuvo perdiendo 3 a 0. Los locales tenían quince partidos invictos, y lo supieron conservar. San Lorenzo no pudo sobreponerse al "cuadrado" que los "verdes" le impusieron en el medio campo. De todas maneras, el score fue lo de menos. Al punto que, por invadir la gente el campo de juego en pleno partido, el cotejo debió ser suspendido un par de veces hasta tanto se reacomodara el público. El delirio fue total.


Después llegó el triunfo "de gracia". Fue media docena contra Huracán: el plato justo‑para paladear con un campeonato bajo el brazo. El ataque volvió a demostrar los motivos por los cuales se justificaba el campeonato. Era un verdadero "Ciclón". Y eso que Huracán ganaba 1 a 0. Y eso que Huracán llegó a igualar en tres goles. Pero las ventajas eran demasiado abrumadoras.


Después se jugó contra Lanús, entre semana. Y otra proeza que pone de manifiesto el plantel: de haber perdido 2 a 0, pasó a ganar 4 a 2. Nuevamente el ataque le dio al equipo la victoria, tras un comienzo incierto y una labor algo dubitativa en la retaguardia.


La despedida de Boedo no fue fructífera: al recibir a Rosario Central, el equipo perdió 2 a 0. Sin embargo, Sanfilippo tuvo en sus pies la posibilidad de ganarlo ya que marcó un penal, que rebotó en el poste. Fue una pena haber perdido en avenida La Plata ya que la parcialidad tal vez se merecía algo más. (Claro que con el campeonato obtenido, estaba más que conforme).


El digno broche de oro fue en la Bombonera. Allí ganó San Lorenzo 2 a 1, en una despedida a toda orquesta donde ratificó sus cualidades, y su potencial ofensivo. No costó mucho trabajo imprimir el ritmo de los "Pistoleros" un elenco xeneixe que nada pudo hacer.


De esta manera se cerraba otro capítulo brillante.  


 



LOS 5 PISTOLEROS


Un espectáculo aparte en la fiesta dominguera de 1959 lo constituyó el desplazamiento espectacular de los CINCO PISTOLEROS, proyectados como otros tantos cañones con misión de gol, demarcación enloquecedora y rapidez de rayo. Equipo de segundos tiempos, San Lorenzo fue muchas veces al descanso con cifras adversas en el marcador, pero al reanudar el juego, su vanguardia machacaba sin cesar las líneas defensivas enemigas, horadando el arco una y otra vez hasta convertir lo que tenía visos de derrotas en triunfos magníficos. Ese poder de reacción no se achicaba ni aun en la adversidad de tardes que, como la del día en que enfrentamos a Estudiantes en La Plata, nos sacaron injustamente a Sanfilippo quedando el quinteto reducido a cuatro hombres. Perdíamos por 1 a 0 y sin el goleador del campeonato y las cosas se presentaban difíciles. Pero fue suficiente que ese póker de ases integrado por Facundo, Ruiz, O. H. García y Boggio comenzara a tejer endiabladas cargas, para ablandar la defensa opuesta, y sembrar de goles el portón de Toledo, cambiando la expresión del marcador que nos sonrió con un holgado 4 a 1, como para establecer la calidad entre uno y otros contendientes.


Los CINCO PISTOLEROS le dieron al equipo campeón fisonomía de auténtico positivismo. Allí estaba Facundo, el del shot demoledor, con su físico delgado que no dejaba suponer tanta dinamita, haciendo de las. suyas cada vez que a la carrera despachaba un tiro de los de su marca y no dejaba títere con cabeza. A su lado Ruiz, trajinador infatigable que bajaba a la defensa y se llevaba la pelota, entre gambeta y gambeta para darle la redonda al compañero mejor ubicado.


Y como piloto de tormenta Omar Higinio García, que dejó el stud y la carrera de jockey para empuñar la fusta futbolera y hacer cosas de track, sorteando rivales y llegando hasta el área chica donde hacía esquives para evitar el zapatazo artero de los defensores angustiados por la visión del gol. Y un


poquito más allá, el número 10, metido en el juego áspero de las retaguardias ariscas, defendiendo sus piernas del hachazo furibundo para terminar su juego impecable con el remate que siempre hallaba la red porque donde el Nene Sanfilippo ponía el ojo, surgía el gol. En el extremo zurdo de la vanguardia de los CINCO PISTOLEROS había un hombre siempre dispuesto a proyectar el centro 0 correrse a "80 por hora" en línea oblicua hacia la ciudadela contraria, para ejecutar el shot de imprevista potencia, que tomaba de sorpresa el portero rival y le daba al Ciclón la alegría de otra ventaja.


Los CINCO PISTOLEROS fueron, como decimos, un espectáculo aparte en las tardes gloriosas del campeón. Su fama exigió tenerlos en cuenta y cuando fueron a Guayaquil ciframos en ellos, porque los conocíamos muy bien, las mejores esperanzas. Jugaron contra Paraguay y la selección argentina alcanzó su primer triunfo. Después vinieron los cambios insólitos dispuestos por el director técnico José Manuel Moreno y aquello se convirtió en un desastre que tuvo su expresión más dolorosa en el 5 a 0 con que nos venció la escuadra oriental. Por último, se acordó el Charro de que tenía allí a disposición suya el ataque .más espectacular del campeonato y apeló nuevamente a Facundo, Ruiz, García y Sanfilippo, que dictaron cátedra de fútbol y doblegaron o Brasil por 4 a 1.


Los CINCO PISTOLEROS de la victoria seguirán maravillando gente avanzando sin decaimiento y con una visión del arco como la que les permitió darle a San Lorenzo de Almagro este brillante título de campeón, en la etapa luminosa del glorioso 1959.

Link permanente a la noticia:
Te gusta la noticia?
Compartir en:

Noticias relacionadas:

- CONTATE OTRO (PARTE 13)
- CONTATE OTRO (PARTE 12)
- CONTATE OTRO (PARTE 11)
- CONTATE OTRO (PARTE 10)
- CONTATE OTRO (PARTE 9)
- CONTATE OTRO (PARTE 7)
- CONTATE OTRO (PARTE 6)
- CONTATE OTRO (PARTE 5)
- CONTATE OTRO (PARTE 4)
- CONTALA COMO QUIERAS, PERO SE TE NOTA MUCHO

Comentarios de la noticia:

Banner Plebiscito
CONTACTENOS