29 DIC
2016
Compartir la noticia:

LA NAVIDAD (DEL VEEDOR)


Por El Veedor
Auditor de árbitros. Detractor del siga siga y enemigo del todo pasa. Espía en AFA.

Twitter: @VeedorAzulgrana
EtiquetasEtiquetas: Veedor

El veedor tuvo un sueño bíblico, navideño. El espíritu de la fecha lo alcanzó antes de fin de año y aquí está su nuevo y último informe de este 2016 que poco nos ha dejado ¡salud!

LA NAVIDAD (DEL VEEDOR)

No se duerme el niño, sufre la ansiedad de las fiestas. Espera a Papá Noel (como en algún momento lo esperaste vos, mi querido focón... y no hablo de tu infancia). No sueña el niño, porque espera que Santa “Mariano” Closs le traiga lo que le pidió, yo lo miro medio ansioso, si el pibe no se duerme, el Veedor no la pone. Mis ecuaciones son así de sencillas, casi siempre.

La mamá lo acuna, “un rato más tarde acunará a mi cachorro”, pienso, mientras me tomo el tercer whisky esperando que el crío se duerma de una putísima vez.  Conocí a la mamá en un brindis de fin de año, a la salida del Gran Dante, yo venía de comer como un rey y ella paseaba indiferente con una amiga. Sin querer chocamos, nos pedimos disculpas, palabra va, palabra viene, fletamos a la amiga y me invita a tomar un trago en su casa, pero al llegar, el niño estaba con la Play esperando a su madre; que ahora lo acaricia, lo besa, le da todo su amor, le canta villancicos navideños y me guiña un ojo, cómplice, como diciendo o dando a entender que en cuanto se duerma la criatura se desatará en ella una fuerza sexual incontenible que cabalgará a mi muñeco Gallardo provocando, juntos y extasiados,  un temblor en Chile, un tsunami en Japón, el vuelo de una mariposa en Africa, la erección repentina de un canguro en el zoológico municipal de Sidney...

 Otro Whisky y ya van mil, me pregunto si aún estarías aquí cuando yo no era nadie, say no more.
Me quedo dormido mirando el pesebre que descansa debajo del arbolito. Creo que el pibe también se durmió y la madre y la puta que lo parió.
Al rato siento que se me cae el vaso de la mano, los hielitos ruedan por la alfombra... Miro al frente y estoy en el pesebre. Rápidamente evalúo que no consumí ninguna falopa alucinógena y me doy cuenta que estoy soñando. Me relajo y me dejo llevar como boca de quemero al bulto.

Me acerco al pesebre, hay olor a bosta de burro, olor a Boca Juniors, es muy precario todo, una vaca descansa en un costado y del otro costado sale una bella melodía de violín ejecutada por dos pastorcitos pelotudos, uno de ellos se hace llamar Dieguito Fernando, el otro es un viejo bufarra apodado Garpani. Los violinistas le ponen música a la natividad. 

No hay mucho lugar pero ya somos muchos. Los angelitos culones del Líder revolotean por todos lados, twitean las buenas nuevas, cuentan lo que sucede y lo que va a suceder, porque solo ellos lo saben de boca del Líder... Reescriben la historia por influencia divina, buscan la gracia del Supremo, su Dios, nuestro Amo, pregonando su palabra.

Todas son bienaventuranzas que recuerdan a la inmaculada concepción del niño que posa en el centro del pesebre, cantan salmos recordando cómo un ángel partidario del Cielo se acercó a la Vírgen Matías y le dijo que por decisión del Líder sería ungida para dar luz a Boedo. Los ángeles partidarios cuentan como ella, la Vírgen Matías, se ofreció a la voluntad del creador. Su pareja, un rengo carpintero acompañó el proceso como un verdadero santo.
 
El niño nació con un buzo en la mano. Y no deja de revolearlo cual helicóptero, cual ventilador. Esa es una señal indudable de que es un ser especial, creado a imagen y semejanza del intelecto del Líder. Algunos pastorcitos que merodeaban por la zona criticaron la obra del Amo. Pusieron en duda el prodigio dada la calidad del pesebre... “es tan croto, tan ciruja como el poli-circo romano que hicieron acá a la vuelta...” repetían en voz baja, pero luego se consolaban pensando que nada podía ser tan croto como el poli-circo romano... hablando de los romanos, uno de ellos también estaba con nosotros. Después se fue, después volvió, se quedó un rato callado mirando todo cual topo en las sombras, después se fue, después volvió y se fue... En un sueño, las imágenes pueden ser recurrentes.

Otra señal irrefutable fue lo que sucedió una semana después del nacimiento. Llegaron al pesebre los Tres Reyes Vagos. Uno trajo con una carpeta bajo el brazo, otro llegó diez minutos más tarde porque se fue a las manos con “los trapitos” que quisieron cobrarle por estacionar su camello. Después fajó a la Magdalena por un tema personal entre ellos y le pegó varios bifes a uno que no se quería correr de la entrada. El tercero se quedó afuera. No lo dejaron entrar por poquito. Se quedó en la puerta, llorando. Rezando un Rosario para matar el tiempo. Al terminar la visita, los tres Reyes Vagos se fueron por dónde llegaron, siguiendo a una estrella que siempre les enseñó el camino. Por cierto, al rato de haber partido, la estrella desapareció. Es fuerte el rumor que acusa a los Reyes de ser vagos... y chorizos.

El niño se babeaba en el pesebre. Su bracito no dejaba de girar ventilando el establo, ese niño además de ser gordo y baboso, es santo. Los profetas cuentan que solo él conoce el acuerdo verdadero entre San Lorenzo y el Mercado. La noticia corrió como quemero por Boedo, y enterado del nacimiento, el emperador Nadurodes envió a matar a todos los recién nacidos ya que temía que el nuevo mesías fuera quien condujera a su pueblo nuevamente al barrio. Inmediatamente el emperador Nadurodes juntó a todo su ejército... pero no llegaron a formarse ni diez sarnosos. De esos diez, la mitad estaba fumando residuos de inciensos químicos. Furioso, Nadurodes quiso abandonar su reinado pero no pudo. Estuvo una hora colgado del alambrado de su Palacio, pero fue inútil. Hastiado de la basura que rodeaba su imperio, Nadurodes escapó en un carro tirado por varios toranzos de tres dedos (extrañas criaturas hermafroditas que habitan por esas tierras), también había un par de montenegros pero esos ya están tan viejos que no sirven para una mierda. El emperador huyó descendiendo a los infiernos por quinta vez desde su nacimiento. 

El niño ventilador triunfó. Fue puesto a salvo y con él, el acuerdo secreto de la nueva alianza... Los angelitos culones están felices... twitean y retwitean, cantan y bailan, se tiran en colchones de triples de miga... celebran la gloria del Líder... ya llegó la hora, cantan alabanzas al amo, ya llegó la hora...
Llegó la hora... la hora de la vuelta... la hora.... la hora...  “Veedor... Veedor... es la hora de levantarse...”  

La señora que conocí ya está levantada y el niño desayunando. Otra noche sin ponerla. Me duele la cabeza, qué sueño más pelotudo... estoy cada vez peor. Chequeo las últimas noticias en Twitter, veo las cuentas de mis queridos querubines hablando de números que no entiendo... 17-2-1... 18-1-1... 19-1... Hablan de ir a un lugar que se llama IGJ... ¿No era que esa puerta no debía abrirse por el honor y la buena salud de la institucionalidad azulgrana? Me duele la cabeza mal... Estos tipos quieren un puesto más cuando se alzaron con la voluntad de casi el 90% del electorado... Entiendo que no se pierde nada dado que lo que ellos desprecian es despreciable por peso propio, pero hace falta...? Mendigo una tostada como candidato a vocal mendigando una silla, le acaricio los rulos al niño ya que no pude acariciar a su mamá, le doy un pico a la madre sabiendo que en mi reputísima vida la vuelvo a ver y les deseo, a ellos y a ustedes, muchas felicidades para este año que comienza. Ojalá sea nuestro año, el año de San Lorenzo de Almagro.

Link permanente a la noticia:
Te gusta la noticia?
Compartir en:

Noticias relacionadas:

- UNA MANCHA MÁS AL TIGRE (Y A TU VIDA)
- ENTRE LA HISTERIA Y LA HISTORIA
- MIL DERROTAS. CERO DIGNIDAD.
- LAVERNI AL QUIROFANO
- SAN LORENZO ALL INCLUSIVE
- EXORCISMO EN ROMA
- ROMANO POR UN PAR DE DÍAS
- UNA MONTAGNA DE MUZZA, CON RODAJAS DE PROSPERI Y SIN VISITANTES
- VOLEMOS EL PUENTE PUEYRREDÓN
- EL GEN AZULGRANA

Comentarios de la noticia:

Banner Plebiscito
CONTACTENOS