15 JUN
2016
Compartir la noticia:

¿POR QUÉ SE FUE? ¿QUIÉN DEBE VENIR?


Por TactiCuervo
Porque todos somos técnicos

EtiquetasEtiquetas: TactiCuervo

De manera intempestiva, aunque previsible, Guede dejó de ser el técnico del Ciclón.  Cortocircuitos con el plantel, desencuentros con la dirigencia, refuerzos que no llegarían y un interés de Emiratos Árabes podrían explicar su salida, pero todo se reduce al 3-0 con Quilmes. Antes de analizar a sus posibles reemplazos hay que preguntarse qué proyecto futbolístico tiene San Lorenzo. Con la respuesta, analicemos candidatos.

¿POR QUÉ SE FUE? ¿QUIÉN DEBE VENIR?

Se fue Guede. Su corto ciclo en San Lorenzo dejó una Supercopa, la peor primera ronda de Copa Libertadores de la historia del Club, un mal arranque de torneo que se enderezó con un gran sprint para llegar a la final, 7 victorias al hilo y un verdadero papelón en el mano a mano con Lanús.


¿Por qué se fue Guede? Es una muy buena pregunta y probablemente tenga más de una respuesta. Pero para intentar encontrarle una explicación sensata es obligatorio remitirnos a un episodio que generó un antes y un después en el andar deportivo del equipo, las decisiones tácticas del DT, el vínculo con el plantel y la relación con la prensa; la derrota 3 a 0 con Quilmes en el Sur.


Aquella dolorosa goleada fue la gota que rebalsó el vaso y que obligó a un profundo replanteo de varios ítems que venían molestando a dirigentes y jugadores. Guede tomó una decisión; escuchar y cambiar. La otra opción era recibir el mensaje del 0-3 y dejar San Lorenzo, algo que nunca se le cruzó por la cabeza, más allá de lo que intentaron instalar en los medios quienes no gozaban de la simpatía del DT.


Después de ese día se acabaron sus improvisaciones en los planteos. Le dio la amnistía a Mercier. Le impregnó solidez defensiva a su estrategia para cerrar los partidos y apostó al 4-4-2 que el plantel conocía de memoria con Bauza. Cambió vértigo por equilibrio. Al mismo tiempo terminó con los entrenamientos a puertas cerradas, evitó repetir alguna que otra exigencia medio ridícula, mejoró su predisposición a debatir con la prensa y hasta se sentó en el programa de Vignolo a explicar “el método Guede”, etiqueta de la que nunca se hizo cargo y que se la pusieron maliciosamente los periodistas que extrañaban la amabilidad del Patón, con Mariano Closs a la cabeza.


En aquel momento celebramos la madurez del técnico y dijimos que en la negociación con el plantel y los dirigentes habían ganado todos. Lo cierto es que ganaron los jugadores con el aval de Lammens. Guede siempre lo tuvo claro.


Ya con el torneo finalizado y el papelón contra Lanús en el bolsillo, se reflotó la grieta previa a Quilmes. El DT volvió a plantear las posturas que eligió posponer para garantizar su continuidad en el Club y la dirigencia optó por no acarrear el costo político de limpiar algunos jugadores muy cercanos al afecto del corazón de los cuervos. En ese sentido, la renovación de Mercier fue un mensaje más que claro. Si a eso se le suma la negativa de acercar algunos refuerzos pretendidos por Guede y un supuesto interés de Emiratos Árabe para contratarlo era previsible que el ahora ex técnico azulgrana definiera irse de San Lorenzo antes de tener que volver a delinear otro semestre acomodándose a las preferencias y exigencias del resto. Y en las declaraciones de Romeo queda claro que su partida era una posibilidad. Más allá de plantear que la noticia “lo tomó por sorpresa”, luego dejó en claro que durante días intentó suavizar la postura de Guede y que en carpeta ya había varios nombres para reemplazarlo.


Todo esto nos lleva a hacernos varias preguntas. ¿Qué proyecto pretende encarar San Lorenzo de aquí en adelante? ¿Cómo conformará su plantel? ¿La intención será apostar por juveniles o seguir desembolsando dinero en refuerzos? ¿A cuántos jugadores piensan vender, desvincular o ceder para acomodar los números del Club? ¿A qué torneo se le dará prioridad?


En la reunión entre Lammens, Tinelli y Romeo debe ser prioridad encontrar respuestas a estos interrogantes antes de siquiera ponerse a analizar los posibles candidatos a dirigir el primer equipo del Ciclón. En virtud de lo que definan como política futbolística de la Institución se debe contemplar qué tipo de perfil de entrenador es el más indicado para lo que se viene. De otra manera, no tiene sentido hablar de Insúa, Almirón, Zielinski, Pellegrino o Cocca. Quedó claro con Guede, a quién trajo Lammens para dirigir un plantel que no tenía ninguna afinidad con su idea futbolística. Es importante no volver a repetir el error. 


Por suerte hay tiempo.


 

Link permanente a la noticia:
Te gusta la noticia?
Compartir en:

Noticias relacionadas:

- LLENOS DE FÚTBOL
- VENTAJA PARA BOEDO
- 21 DÍAS PARA HACER AUTOCRÍTICA Y LABURAR
- HAGAN UNA BIEN
- ¿CUÁL ES EL PROYECTO?
- PARA AGRADECER Y PARA REPROCHAR
- DE BANDERA LA ILUSIÓN
- USAMOS NUESTRO MILAGRO DE HOY
- EN SAN LORENZO SE CREE, SIEMPRE.
- CON LA FE INTACTA

Comentarios de la noticia:

Banner Plebiscito
CONTACTENOS