10 AGO
2016
Compartir la noticia:

VAN POR TODO


El gobierno va por la privatización del fútbol. Tanto de la televisación como de los Clubes. Si bien la AFA siempre fue un nicho de corrupción, la intervención del gobierno con Servini de Cubría, Angelici, la FIFA, Marín y Armando Pérez generó el caos necesario para justificar la desvinculación del Fútbol para Todos y reimpulsar la idea de convertir a los Clubes en Sociedades Anónimas. Despertate. Van por todo

VAN POR TODO

Se llevaron puesto a Moyano y a Tinelli.


Lograron la intervención de la AFA con la jueza Servini de Cubría.


Anularon la posibilidad de que hubiera elecciones en la AFA para no dejar a la entidad madre del fútbol argentino en manos de un poder que luego quizás no pudieran controlar.


Utilizaron a Angelici como un operador político que rotó de bando en bando creando alianzas que después rompió para asegurar que los tiempos jugaran al ritmo de los intereses del Gobierno.


Trajeron  al país a Javier Tebas, presidente de la La Liga española, para explicar las bondades de las Sociedades Anónimas Deportivas.  Claro que se olvidó de mencionar todos los desastres que generó en los Clubes de aquel país.


Viajaron a Suiza y convencieron a la FIFA para designar una Comisión Normalizadora de AFA que responde directamente a los intereses del Gobierno.


Ubicaron a Armando Pérez, ex gerenciador de Belgrano,  como presidente de la Comisión Normalizadora.


Comisión Normalizadora en la que también colocaron a Javier Medín, abogado que se desempeña como secretario de Asuntos Legales e Internos de Boca Juniors, y que acompañó  en el año 2001 la propuesta de Mauricio Macri en AFA para reformar los Estatutos y habilitar el ingreso de las Sociedades Anónimas Deportivas al fútbol nacional. En aquel momento la votación salió 38 a 1 en contra del hoy Presidente de la Nación.


Ubicaron a Fernando Marín, ex gerenciador de Rac*ng, a cargo del Fútbol para Todos.


Ubicaron a Angelici como presidente de la Liga Sudamericana, entidad que surge en contraposición a Conmebol con la intención de renegociar los derechos televisivos de las competiciones regionales.


Voltearon temporalmente la Superliga, creada por Tinelli, a quien corrieron, para proponer a Sebastián Verón como su presidente. Verón quien, no casualmente, también se expresó a favor de la llegada de las sociedades anónimas al fútbol.


Teatralizaron la ruptura del contrato del Fútbol para Todos ordenándole a la AFA que le pida al Gobierno la discontinuidad del contrato, para evitar así cualquier posible reclamo que pudiera surgir a futuro de parte de los clubes al Estado.


Van por el codificador.


Van por las apuestas.


Van por todo.


La privatización del negocio de la televisación avanza y no invita a lecturas complejas. Lo que ocurre es evidente y lo impulsa entre otros Fernando Niembro bajo su lema “si querés ver fútbol gratis ándate a vivir a Cuba”. Rompieron un contrato con el Estado y salen a “licitar” la venta del producto a privados. ¿Quién licita? No se sabe. ¿Bajo qué condiciones? Tampoco. ¿Qué monto es el adecuado? Lo definen ellos. ¿Quiénes son los interesados? Desde los multimedios monopólicos nacionales de siempre, como Clarín, hasta cadenas multimillonarias norteamericanas, pasando por magnates de países exóticos. Eventualmente, no vas a seguir viendo fútbol gratis. Como hoy ya no podés ver por televisión abierta partidos claves de Copa Argentina.


El recorrido para la privatización de los Clubes requiere de otro tipo de análisis, más profundo, en el que se deben ir conectando situaciones para intentar comprender mejor la situación. Lo cierto es que deslegitimados en su conducción después del desastre que se hizo con el camino que desencadenó en el bochornoso 38 a 38 con 75 votos, las Instituciones cedieron gobernabilidad a manos del Estado, primero sufriendo la intromisión del Poder Judicial y ahora del Poder Ejecutivo. Angelici les endulzó los oídos a los dirigentes con una supuesta oferta de 4000 millones de pesos que iba a repartir la Superliga y luego se supo que  era mentira. ¿Qué se ganó en ese tira y afloje de promesas infundadas mientras decían pretender “reestructurar el fútbol”? Tiempo.  Tiempo para seguir craneando la división de puestos de poder que les fueran funcionales mientras profundizaban la crisis económica de los Clubes, que sin fútbol no ven plata, y en 2016, de los ocho meses, hubo cuatro en los que la pelotita no rodó. Para cerrar el proceso de desfinanciación de los Clubes, la AFA hace cuatro meses que no les gira plata. Entonces, el rompecabezas no es tan difícil de armar; si a los Clubes les quitás poder, los deslegitimás en su conducción, les intervenís la AFA, no les pagás, les prometés plata que no les das, les cancelás el contrato del Fútbol para Todos y les impedís desarrollar la actividad que más dinero les reditúa, eventualmente los vas a tener en una profunda crisis económica y política que te va a permitir ofrecerles “soluciones” que en otros contextos serían menos atractivas. Y ahí entra entonces el viejo anhelo de Macri; la privatización de los Clubes.


El camino está allanado para que todo esto se consolide. En estos días se llegará a la versión final del proyecto de Ley de Sociedades Anónimas Deportivas. Habrá que analizar su alcance. Primero dijeron que los socios de cada Club podrían optar por privatiza sus Instituciones. Luego, en otros discursos, Macri habló de "conversión obligatoria a Sociedad Anónima" en aquellos casos donde los Clubes tengan "pasivos inmanejables y no logren ser autosustentables". De hecho, el rumor es que la Ley que en breve será discutida versa sobre esta última variante. Para ello, necesitan Clubes devastados, tanto en la representatividad como en lo económico. Lograron usufructuar todas las miserias de la AFA para justificar gobernarla de facto y al mismo tiempo ahogaron financieramente a las instituciones para tenerlas a merced del nuevo esquema privatizador. Y que no se malinterprete; no se trata de defender el nicho de corrupción que organizaron los dirigentes que tanto daño le han hecho al fútbol en estos últimos años. Pero eso no implica que nos debamos hacer los distraídos mientras vemos como el Gobierno profundiza el caos para que desembarquen los capitales privados en los Clubes.


La solución al problema siempre estuvo al alcance de la mano. Bastaba con aplicar el Código Penal, el Código Civil y el Estatuto de la AFA. Con dirigentes y empresarios presos. Claro que, como en “la violencia en el fútbol”, hacer las cosas bien, con las herramientas lógicas, es lo más costoso y atenta contra el real negocio.

Se equivoca quien cree que "no es un problema de San Lorenzo" apelando a la idiosincrasia del hincha del Ciclón que valora la lucha contra ISL y el 30/11. Es un problema de todo el fútbol nacional pero, sobre todo, de la sociedad en razón de la función que ocupan los Clubes en el día a día de los vecinos. Este no es un tema menor y hay que estar a la altura de las circunstancias. 

Sin distincción de camisetas. Todos los hinchas juntos.

Link permanente a la noticia:
Te gusta la noticia?
Compartir en:

Noticias relacionadas:

- CONTATE OTRO (PARTE 13)
- CONTATE OTRO (PARTE 12)
- TU ERES EL MEJOR.
- ¿CUÁNTO DINERO GANARÁN LOS EQUIPOS EN LA CONMEBOL LIBERTADORES 2017?
- SIRVE PARA AUTOMOTIVARSE
- DT AUTOCRÍTICO: "NO TUVIMOS UN BUEN PARTIDO"
- VIGGO MORTENSEN VA POR EL OSCAR
- 83-85 VS FERRO
- NO LLEGO AL APROBADO
- 1-1 y 0-2 AMISTOSOS VS MORON Y COLEGIALES

Comentarios de la noticia:

Banner Plebiscito
CONTACTENOS