24 SEP
2014
Compartir la noticia:

EL CAPITÁN DEL BARCO


A lo largo de la historia, todo gran proyecto futbolístico se ha cimentado en la continuidad de un Cuerpo Técnico. Tras la ingrata huída de Pizzi, San Lorenzo encontró en Bauza al capitán que nos llevó a la máxima gloria continental. Su renovación hasta diciembre de 2015 es una gran noticia para Boedo y te decimos por qué.

EL CAPITÁN DEL BARCO

Cuando Juan Antonio Pizzi huyó al Valencia de España tras ganar el Torneo Final 2013 se llevó en sus valijas la esperanza de que San Lorenzo pudiera conformar un proyecto largoplacista con el rosarino a la cabeza. A pesar de que él mismo había presionado a la dirigencia actual para firmar un contrato por dos años, los euros jugaron un papel decisivo y el campeón en Boedo emigró a Europa.


Los críticos del ciclo Pizzi dicen que sus planteos futbolísticos eran audaces aunque chocaban siempre contra los mismos escollos que le eran casi imposibles de sortear. También argumentan que el primer torneo que pudo dirigir en su totalidad dejó al equipo en el umbral de la pelea por la gloria y “no se animó” a salir campeón. Mirando el “vaso medio vacío” les es imposible olvidar la rápida eliminación de la Copa Sudamericana y la vergonzosa derrota en la final de la Copa Argentina, valorando el campeonato de 33 puntos como un simple título que para la historia grande del Club sólo será recordado por sumar una estrella más. Por su parte, los que apoyan el ciclo de Pizzi hablan de un técnico que le impregnó un estilo ofensivo al equipo, saliendo a ganar en cualquier cancha. Recuerdan que el rosarino agarró a un San Lorenzo comprometido con el promedio y sólo en 14 meses lo llevó a ser el segundo equipo con más puntos acumulados, clasificando a torneos internacionales, ganando los clásicos y saliendo campeón después de 6 años.


Lo cierto es que mientras ambas lecturas resultan tendenciosas e insuficientes si no se complementan entre sí, en lo único en que confluyen casi sin darse cuenta es que bajo el análisis se presenta un mero ciclo; el ciclo Pizzi. Y San Lorenzo lo que necesitaba, y aún necesita, es escribir “la Era de”. Los argumentos que llevaron en su momento a sellar un vínculo de dos años con Juan Antonio apuntaban precisamente a eso; a poder, de una vez por todas, encaminar un proyecto futbolístico que durara años en Boedo, siempre con el objetivo de sumar títulos en un Club que a su rica historia le sigue debiendo la gran década de gloria. Lamentablemente, gustos al margen, con Pizzi no pudo ser. Y desembarcó en Boedo el Patón Bauza.


Así como con el ex entrenador, la estrategia futbolística de Bauza suma tanto adeptos como críticos. Sus números al frente del primer equipo no son buenos y desde su llegada a un Boedo campeón se han dejado escapar torneos accesibles, la Superfinal con River y la clasificación a la Sudamericana actual. También bajo su mando se han perdido todos los clásicos contra los rivales históricos del Club. Pero, en este caso, existe el gran pero. Un “pero” que desequilibra toda estructura valorativa de lo cosechado por Bauza en estos 8 meses en el Club y que le ensancha la espalda al tamaño necesario para ser el capitán de un barco que mire más allá del horizonte. Y es que el “pero” del Patón viene acompañado del “ganó la Copa Libertadores de América”. Y todos nosotros sabemos lo que eso implica en este Club.

En este contexto, apoyar la renovación de Bauza hasta diciembre de 2015 no sólo es una muestra de gratitud y confianza en su trabajo; también responde a respetar la necesaria construcción de la estructura de un proyecto futbolístico que hace muchos años se demanda en Boedo. Se pretendió lograr con Ramón pero el caos institucional y los desatinos del riojano lo hicieron imposible. Se buscó la Era Pizzi y los billetes derivaron en un mero ciclo. Hoy el Patón tiene en su bolsillo la Copa Libertadores y eso, por sí sólo, ya justifica encolumnarnos atrás de su proyecto, gustos al margen, e intentar escribir nuestra Era juntos. Y hay un detalle que no debe ser pasado por alto; Bauza eligió seguir en San Lorenzo, renovar su vínculo con el Club, y apostar por más. Esa es una declaración de principios que merece ser retribuída como corresponde.

Por suerte el técnico no es necio, y cada vez que tiene la oportunidad expresa su descontento con el magro rendimiento actual, del que nadie puede hacerse el desentendido. Será cuestión entonces de confiar en el hombre que con sólo 6 meses en Boedo nos dio lo que a lo largo de toda nuestra historia se nos negó. Y así también confiar que "la chapa" que eso le brinda puertas adentro del Club le posibiliten ser el capitan de una Era, prolongada en el tiempo, cosechando títulos y gloria, en el marco de un proyecto a largo plazo, donde allá, a 90 días de acá, se asoma Marruecos...

Y luego el tiempo dirá.

DEBOEDOVENGO 

Link permanente a la noticia:
Te gusta la noticia?
Compartir en:

Noticias relacionadas:

- PLEBISCITO EN EL ESTATUTO
- ¿MÁS PRIVATIZACIÓN? MÁS PLEBISCITO
- PRIMERA REUNIÓN DE CD EN 2016
- CUOTA SOCIAL EXTRAORDINARIA
- "ESTE CICLO LLEGÓ A SU FIN"
- ANTE TODO RESPETO
- A RIO REVUELTO, GANANCIA DE INMOBILIARIAS
- CARTA ABIERTA A NUESTROS VECINOS EN BOEDO
- LA DINÁMICA DE LO PENSADO
- POLAROID DE LOCURA AZULGRANA

Comentarios de la noticia:

Banner Plebiscito
CONTACTENOS