19 AGO
2014
Compartir la noticia:

HISTORIAS QUE SE CIERRAN (PARTE I)


Por Marcelo Castillo
Economista. Magister en Economía Urbana. Socio Nro. 88.322
[email protected]

En DBV sentimos una enorme alegría por la obtención de la Copa Libertadores 2014. Se trata de un logro que viene a hacer justicia con la historia de San Lorenzo.

HISTORIAS QUE SE CIERRAN (PARTE I)

La alegría se profundiza porque percibimos que la obtención de la Copa es el reflejo de un cambio de mentalidad fundamental.


Repasando nuestra historia vemos que San Lorenzo regala la Copa en 1960 y dos años después firma el primer convenio con la MCBA, comenzando a tomar fuerza la idea de un San Lorenzo “moderno”, “nacional”, un San Lorenzo sin Boedo (en realidad, la idea de abandonar Boedo es anterior a 1960 y ya en la década del 30 había existido un primer amague) que percibía a nuestro barrio de origen como una restricción a su crecimiento. La frase, miles de veces pronunciada, que lo sintetizaba todo era: “San Lorenzo es un club nacional, no un club de barrio”.


La fantasía era que construir un estadio enorme iba a implicar un crecimiento proporcional del club y que esto era imposible en Boedo.


A veces se suele subestimar la importancia de las ideas que se van arraigando en la mente de las personas, dando una preponderancia decisiva a la acción, a la ejecución.


Creo que gran parte del drama de San Lorenzo en los 70 surge inicialmente de varias ideas equivocadas, de la falsa disyuntiva (falsa en el caso de San Lorenzo) “club nacional vs. club de barrio”, de la idea de que Boedo limitaba al club, de la idea de que para competir con Boca y River debíamos tener un estadio más grande que el de ellos. Hay que decir que a las ideas equivocadas se sumaron además pésimas gestiones y el resultado fue un doble golpe letal para el alma del club: pérdida del Gasómetro y descenso.


Más allá de la extraordinaria respuesta del pueblo sanlorencista en 1982 el club que surgió de la catástrofe reflejaba el daño surgido. Daños evidentes en la situación económico-financiera, perdida de socios, caos institucional, carencia de estadio propio. Y secuelas menos evidentes pero igualmente dañinas en el inconsciente colectivo sanlorencista: resignación, pérdida del orgullo, ausencia de proyecto social…un club sobreviviente y punto. No pasó tanto tiempo para que los daños más evidentes fueran reparados. El club fue ordenado, volvimos a tener cancha y a ser campeones. Pero quedaban los peores daños, los del alma.


La mayoría de los clubes argentinos tuvieron problemas con la crisis del 2001 y San Lorenzo no fue la excepción. A pesar de que en aquellos años el club obtuvo dos títulos internacionales esto no cambió la mentalidad. Peor aún: se profundizó el énfasis en la supervivencia. El objetivo del club era pagar las deudas y ganar el así llamado campeonato económico.


En aquella época desde DBV nos rebelamos contra ese San Lorenzo. Nos rebelamos contra la idea de que Boedo era pasado, nostalgia. Nos rebelamos contra un San Lorenzo que sólo hablaba de su grandeza en pasado. Entendimos que la negación de Boedo era la forma de mantener en el presente aquellas ideas equivocadas de los 60. Pensamos y dijimos que el potencial de San Lorenzo era enorme y que para liberarlo había que volver a Boedo.


Al San Lorenzo sobreviviente encarnado en muchos cuervos les parecía una idea absurda. Y nos decían que había que elegir, que no podíamos pensar en la Vuelta sin tener la Copa Libertadores, que la cuestión era Copa o Vuelta. Desde DBV siempre sostuvimos que era Vuelta y Copa, que a San Lorenzo le daba el cuero para eso, que si encarábamos la Vuelta la Copa iba a llegar.


Fue casi una década donde minorías de cuervos enfrentamos al conformismo y a las secuelas que tantos años de dolor habían dejado en la mente sanlorencista. Como gota que por persistencia horada la piedra, la Vuelta a Boedo cada vez llegó a más cuervos.


leé la segunda parte acá

Link permanente a la noticia:
Te gusta la noticia?
Compartir en:

Noticias relacionadas:

- VIGGO MORTENSEN VA POR EL OSCAR
- SUR, PLAN REGULADOR Y DESPUÉS...
- SERIA UN GRAN HONOR
- LA VUELTA A BOEDO: CUESTIONANDO UN MODO DE ACTUAR Y PENSAR EN PLANIFICACIÓN URBANA.(Parte 1)
- LA VUELTA A BOEDO: CUESTIONANDO UN MODO DE ACTUAR Y PENSAR EN PLANIFICACIÓN URBANA. (Parte 3)
- LOS ANTIVUELTAS ATACAN DE NUEVO
- LA VUELTA A BOEDO: CUESTIONANDO UN MODO DE ACTUAR Y PENSAR EN PLANIFICACIÓN URBANA. (Parte 2)
- EL BOLETO COMPLETO
- SESIONA LA ASAMBLEA
- OTRO PASO HACIA BOEDO

Comentarios de la noticia:

Banner Plebiscito
CONTACTENOS