05 NOV
2013
Compartir la noticia:

"LA GENTE HABÍA IDO A BUSCAR MÁS UN MILAGRO QUE EL CAMPEONATO"


Por Pablo Artecona
Licenciado en Comunicación. Escritor. Colaborador en DBV. Socio Nro. 70.773
[email protected]
Twitter: @partecona
EtiquetasEtiquetas: Entrevistas

Referente de la defensa del San Lorenzo campeón de 1995, el Indio Arévalo charló en exclusiva con DeBoedovengo. Con la humildad que lo caracteriza, se hizo un tiempo para responder sobre todo, desde el recuerdo de aquella mágica noche en Rosario hasta su opinión sobre el actual plantel, pasando por su participación política en el Club y su sueño de dirigirlo algún día.

Pablo Artecona: ¿Qué te pasaba por la cabeza el 25 de junio de 1995, cuando sabías que Rosario estaba repleto de cuervos, en vísperas de aquel partido final?


Oscar Arévalo: nosotros veníamos de dos torneos peleando y siempre quedábamos ahí en la puerta. El año anterior, en el 94, habíamos quedado cerquita, con aquel partido que River le gana a Talleres en tiempo de descuento, con un penal extraño. Si no, hubiéramos sido bicampeones. Éramos un equipo con mucha experiencia, y muy curtido (con el Diablo Monserrat, el Cabezón Ruggeri, el Flaco Passet, entre otros), teníamos una línea media aceptable en edad, no tan juvenil. Habíamos armado un equipo fuerte y difícil de verdad.


En la previa a Rosario, la gente había hecho un banderazo en el Club, y nos apoyaba a muerte después de la derrota con Vélez. El Bambino había declarado en Fútbol de Primera (que tenía la exclusividad de los partidos de Primera División en la década del 90) que la gente de San Lorenzo tenía que reventar Rosario con mucha fe. Y así fue. La gente había ido a buscar más un milagro que el campeonato. Gimnasia tenía el 80% del campeonato adentro, pero el fútbol es fútbol y los partidos hay que jugarlos.


Recuerdo que se habló mucho de que Central nos iba a regalar el partido y eso fue todo mentira, nos querían ganar. Central no nos regaló nada; es más, en un momento nos tuvieron en un arco, pero nosotros lo sacamos adelante con mucho amor propio, y después la gente hizo lo suyo dando el marco. Me acuerdo de que fue todo una locura. Terminado el partido, tardamos como 40 minutos para llegar al hotel desde la cancha de Rosario y estábamos a pocas cuadras. La gente se nos colgaba del micro, era todo un descontrol. Nosotros teníamos que ganar y lo hicimos sin pensar en otra cosa y la hinchada reconoció ese esfuerzo eternamente.


P.A.: Ese equipo le dio el primer campeonato a una generación que esperó 21 años, ¿te lo reconoce la gente?


OA: La gente te reconoce siempre que le hayamos dado un campeonato a una generación por primera vez después de tanto tiempo. Dejó muy marcada a la gente ese logro, ya que el club había tenido 21 años de no ganar nada y con un descenso en el medio. Al hincha le quedó grabado, y es hermoso saber que uno ayudó a dar una alegría tan grande y el público de San Lorenzo te lo reconoce siempre. Eso es lo más lindo de todo. Te piden fotos, te hacen comentarios de aquel día y nosotros nos prestamos sin dramas, somos una generación bastante humilde para esas cosas. En esa camada, la humildad siempre estuvo por sobre todas las cosas.


PA: ¿No te parece que en ese equipo como en Los Camboyanos había una característica, que es la humildad, que hoy no se ve tanto en los jugadores profesionales?


OA: Hoy la vorágine que hay adentro del fútbol y el dinero cambió un poco eso que decís. Pasan otras cosas que antes no pasaban. Cuánto valdría hoy un Paulo Silas o un Pipo Gorosito es algo que me pregunto seguido. Sacando a Romagnoli o a Riquelme, decime cuántos jugadores “diferentes” hay en nuestro futbol. De otros equipos, tampoco se ven figuras de ese estilo. De todas formas, el entorno de los chicos es lo que los hace que muchas veces los chicos se mareen. Ellos solo piensan que si hoy hacen un buen campeonato, se van.


PA: Alguna vez declaraste que a los jugadores de ahora les llega todo muy rápido, ¿por qué crees que es así?


OA: Mirá, yo la tuve que remar desde los 9 años en Deportivo Italiano, cobrábamos un sueldo digno, pero nada que ver con lo que hoy les pasa a los chicos, incluso antes de que debuten en Primera, y eso los marea. Si te agarran mal parado, eso cuesta. Es crucial que la familia, el entorno y alguien de buena madera los guíe bien, y los oriente entre tanta vorágine. Vos pensá que de repente pasan de tomar una Coca al mejor champagne, y eso es complicado si no lo saben llevar. Pensemos en Correa, Villalba, Navarro, que son grandes jugadores, pero se les pide que sean la salvación del equipo con menos de 20 años.


Lo bueno que hay que ver de todo esto, es que San Lorenzo está sacando jugadores de la cantera después de mucho tiempo. Pensá, por ejemplo, en los ex jugadores del Club que juegan en otros lados y armás una Selección. A veces los dirigentes tienen mucha responsabilidad en eso de hacer las cosas mal con los jugadores que son el patrimonio del Club.


PA ¿Te tocó jugar contra Maradona alguna vez, verdad?


OA: Sí, jugué contra Diego, él para estando en Boca, en el último tiempo de su carrera. Un maestro adentro y afuera de la cancha. Como jugador lo tenés que admirar siempre, por eso si te toca marcarlo -como me pasó- y tenés que pegarle una patada, no lo hacés por todo lo que el tipo le dio a la selección y al fútbol. En nuestra generación lo respetábamos mucho. Fue el mejor. Y la fuerza que tuvo para retirarse en Boca en su última etapa, hacía que uno lo respete más aún. Fue muy lindo poder compartir una cancha con el más grande.


PA: Después de San Lorenzo, ¿cómo fue tu paso por los torneos del ascenso?


OA: Primero me fui a Platense con el Beto Ortega Sánchez. Nos dirigía el profesor Castelli, un tipo muy recto, muy profesional, del cual pude aprender muchas cosas. Después me fui a Gimnasia y Tiro de Salta, con Ricardo Reza de técnico, y ascendimos a la Primera A. Estuvo muy buena esa etapa. Ricardo me tenía como referente por mi edad y experiencia a esa altura de mi carrera, y me consultaba acerca de varios jugadores y otras cuestiones. También fue otra buena persona que me crucé en mi carrera. Después me fui al Argentino “A”, a jugar en Estudiantes de Río Cuarto, y lo que más recuerdo es que viajábamos en micro a todos lados de la Argentina (risas). Luego pasé por Douglas Haig, donde me quedé bastante, y -por último- terminé en una liga de Corrientes.


Después hice otras cosas, hasta tuve una remisería. Más tarde, ya con el curso de técnico y hasta hoy día, estoy como entrenador en el Sindicato de Televisión (SATSAID). Todo está bastante profesionalizado. El secretario general es Horacio Arreceigor. Está bueno y además les abre las puertas a jugadores del ascenso para continuar su carrera.


PA ¿Estuviste ligado a la política en San Lorenzo con Jorge Aldrey?


OA: No, nada que ver. Estuve con Horacio Arreceigor cuando perdió con Savino las elecciones. La propuesta de él, para mí, era la de trabajar adentro del Club, ya sea con la Primera o con las Divisiones Inferiores, solo para dar una mano por ese lado. La política no me interesa, lo mío es el fútbol y trabajar para el Club en lo relacionado a eso únicamente.


 PA: Habiendo hecho el curso de técnico, y trabajando de eso, ¿no te gustaría dirigir San Lorenzo?


Sería tocar el cielo con las manos, como declaré alguna vez. Sería muy lindo. Hermoso, te diría, poder llegar hasta ahí, alguna vez en la vida. Uno espera tener esa cuota de suerte y que te llegue. Mirá si dirigís San Lorenzo y ganás la Copa Libertadores, eso no hay plata que lo cambie. Pero ya te digo que no es sencillo sentarse ahí en ese banquito. Es muy difícil ser técnico hoy. Los periodistas, la gente que te llama y que te dice que te equivocaste por esto o por aquello... Tenés que saber cómo manejas la cabeza y no es fácil, hay que estar muy centrado para eso, muy bien preparado psicológicamente. San Lorenzo es muy resultadista hoy día, y es muy difícil todo. Mirá lo que pasa hoy, todos dicen que se vaya Pizzi. Eso surgió después de perder la Copa Argentina. Ahora, si se va Pizzi, ¿a quién traes a la altura de este Club? No hay acuerdos ni consenso sobre quién puede llegar a ser el próximo técnico.


PA: Oscar, sin querer cambiar al técnico, ¿no se pueden sugerir algunas cuestiones como por ejemplo tener un poco mas de viveza criolla o practicidad para cerrar los partidos que se presentan favorables?


OA: Como hincha, periodista partidario o dirigente uno puede opinar, eso sí está claro. Ahora bien, señalar lo que uno entiende que falta es siempre relativo. Por ahí el técnico piensa diferente. Él está convencido de jugar de esa forma que adoptó.


PA: ¿Cómo es tu relación con Ruggeri y por qué pensás que dejó de ser ídolo?


¿Querés saber qué respondió el Indio? No te pierdas la segunda parte de la entrevista...

Imágenes de la noticia:

Click sobre las imágenes para ampliar

Link permanente a la noticia:
Te gusta la noticia?
Compartir en:

Noticias relacionadas:

- DT AUTOCRÍTICO: "NO TUVIMOS UN BUEN PARTIDO"
- ENTREVISTA DEL DIARIO MARCA A RUBEN BOTTA
- SAN LORENZO, EL CAMPEON DEL SIGLO XX
- “GANAR EL MUNDIAL DE CLUBES, LO MEJOR QUE ME PODRÍA LLEGAR A PASAR EN LA VIDA”
- DE BOEDO AL MADISON SQUARE
- ARMAN LAS VALIJAS
- "EL CANSANCIO NO AFECTA TANTO EN LA ALTURA"
- "NO SE PUEDE VOLVER ADONDE YA ESTÁS"
- “LOS MEJORES TIENEN QUE ESTAR EN LA CANCHA”
- "TENGO ALGO QUE PUEDE AYUDAR AL EQUIPO"

Comentarios de la noticia:

Banner Plebiscito
CONTACTENOS