21 SEP
2015
Compartir la noticia:

MEJOR NO HABLAR DE CIERTAS COSAS


EtiquetasEtiquetas: AFA

Cuando la rosca en Viamonte opacó el interés por las elecciones nacionales llegó la orden desde lo más alto del poder político para que arreglaran sus disputas y se dejara de hablar de Tinelli, Segura y Tapia. La mala leche de Tévez desnudó que el pacto sigue intacto.Segura abandonó a Argentinos y operó según su interés personal. Tinelli calló. Lammens rompió el molde con declaraciones picantes.

MEJOR NO HABLAR DE CIERTAS COSAS

El FIFA-Gate tuvo su rebote en el mundo entero, pero especialmente en la Argentina, con los Jinkins y Burzaco investigados por evasión impositiva y lavado de dinero en los Estados Unidos. Pero lejos de que todo empiece y termine en ellos, sus nombres son sólo la punta del iceberg y se sabe que para negociar el mameluco naranja con los yankis es probable que los imputados hablen, y se teme cuánto llegarán a revelar. Con Grondona disfrutando del reposo eterno son Luis Segura y José Luis Meizner quienes caminan por las paredes sin lograr descifrar si las balas que pican cerca terminarán dándoles de lleno en algún momento.  El de Quilmes se borró del mapa. Al que maneja Argentinos Juniors le gustaría tomarse el palo pero su papel en AFA le hace imposible.


El que disfrutaba del show haciendo la plancha era Marcelo Tinelli. Con el sufrimiento de su principal opositor político en la carrera por el sillón de Don Julio el capo de la TV se prestó a esperar tranquilo a que las fichas se fueran acomodando por sí solas. Pero cuando menos se lo esperaba un grupo de empleados despedidos de una empresa de su socio Cristóbal López le coparon el Bailando por un Sueño. Mientras una parejita ensayaba pasos en la pista, los muchachotes bien organizados entraron con remeras en las que se leía con claridad un nombre al que todos prefieren preservar lo más lejos posible de los flashes. Y esa fue la gota que rebalsó el vaso.


Desde lo más alto del poder político llegó la orden de que se dejaran de hinchar las pelotas. Todo lo que genera la figura de Tinelli estaba copando el run run mediático nacional en extremos ya impensados. Las campañas de quienes pugnan por el sillón de la Casa Rosada le estaban cediendo espacio a los vaivenes de Viamonte y eso no era bueno para nadie. Y si encima empezaban a saltar apellidos ligados estrechamente a intereses transversales a los principales candidatos a suceder a Cristina, mucho menos.  Apenas un mínimo tironeo por el despido/no despido de Roberto Fernández en el Consejo Federal ameritó que Segura y los dirigentes de San Lorenzo se sacaran unos pocos chispazos. Pero después de que MT aplicara el famoso “Operativo Clamor” amenazando con bajarse de la candidatura para que sus propios medios y laderos salieran a pedirle que se quede, todo se resolvió en la tranquilidad de una breve reunión. Segura bajó las armas. El Gomazo se dio cuenta de que los votos los tiene. Luis tiene miedo de ir preso. Tinelli ya no le teme a nada. Por ahora, obvio.


Este fin de semana la mala leche de Tévez volvió a dejar al descubierto que nada romperá la tregua que reina en la tensa calma que parece tener a todos contentos en la AFA. Si hiciéramos el ejercicio de olvidarnos por dos segundos de todos los intereses que hay en juego, y nos remitiéramos a los pasos lógicos que se debieran dar ante este escenario, las cosas serían muy distintas. En primera medida, Luis Segura a través de su hijo impulsaría el informe correspondiente ante el Tribunal de Disciplina pidiendo la sanción para el bostero. De esa manera dejaría contento a su plantel, a su técnico, al pobre pibe y también a la interna que se vive en el Club de la Puternal. Así las cosas, el carnicero recibiría una suspensión de 5 a 30 fechas y el torneo se definiría sin el jugador estrella de Arruabarrena.


Pero las elecciones en AFA existen, para Segura y para Tinelli. El interés de Macri por perpetuarse en el poder de Boca a través de su delfín Angelice, existe. La carrera presidencial de Mauricio y su estrecho vínculo con el éxito de Los Hijos, existe. Y la necesidad de vender pósters del Jugador del Pueblo campeón del Torneo Carlos Tévez 2015, también existe.


Luis Segura eligió serle fiel a sus soldados fieles, y no al Club que le dio un lugar en el fútbol. El primero en ir al sanatorio para visitar al pibe Ham fue Crespi. El experto en escritorios puso a Boca a disposición de la familia del jugador para lo que necesiten. El mismo Crespi que en su interna (oculta) con Angelici declaró que él no votaría por MT en AFA y sí lo haría por Segura. Un Segura que también se hizo presente en el sanatorio pero se escondió de los periodistas para evitar preguntas incómodas. Es que Argentinos Juniors ya comunicó que no va a hacer ninguna presentación ante el Tribunal de Disciplina y así le alivianó la situación al organismo que a través de su titular Fernando Mitjans declaró que no actuarán de oficio, y sólo se moverían si alguien presenta la denuncia correspondiente, sabiendo desde ya que no ocurrirá.


Gran papel juegan los medios, que desde el primer minuto se han ocupado de minimizar el episodio, haciendo énfasis en el dolor de Tévez, silenciando a la familia de Ham y desviando los debates para no exponer a la ficha fuerte que jugó Macri para ganar el título. Cualquier duda sobre cómo debiera actuar la AFA ante esta situación se ha intentado esquivar, y si hace un tiempo se hubieran hecho un festín enfrentando a Segura/Tinelli con el caso Ham, ahora deciden ni mencionarlo. Al único que no pueden controlar es a Gorosito, a quien intentaron suavizar pero, lejos de rectificar sus dichos, el técnico reafirmó sus declaraciones pos partido en las que dijo con total claridad que Tévez tuvo mala leche. Los medios entonces lo corrieron de escena pero Pipo, tozudo como es, hasta llamó al programa de Vignolo para tener los minutos de aire que sino nadie le hubiera dado. Allí gritó lo que tenía que gritar, pero sin rebote para los panelistas, que se fueron por la tangente hablando de la nobleza de Carlitos.


¿De que la juega San Lorenzo en todo esto? las palabras de Bauza post eliminación en Copa Argentina planteando que determinados intereses políticos  atentaron contra el Ciclón abrieron una brecha entre el entrenador y los dirigentes. El DT apostó a salirse de los códigos que hoy impone la transición de la AFA y sus palabras no fueron apoyadas desde el Club. Un cúmulo de malas decisiones arbitrales y designaciones a dedo hicieron explotar al Patón, y ese exabrupto desencajó con la parsimonia con que Lammens y Tinelli vienen reaccionando, en sintonía con la armonía útil y necesaria para el camino prácticamente allanado que tienen hacia el sillón de Viamonte.


Claro que dos días más tarde el pedazo de pierna de Ham colgando en una media que no le valió ni amarilla a Tévez, más el gol mal anulado a Argentinos y la expulsión en el entretiempo de Lenis generaron  un descontento tan grande en la gente de San Lorenzo que hubo que corregir la estrategia inicial. Boca te mostró que ya no estaba dispuesto a cuidar las formas en su camino al título, y los deditos en el traste que se venía comiendo el Ciclón de repente fueron un brazo entero. 


Tinelli no se movió de lo estipulado; se limitó a hacerse el desentendido con lo que había ocurrido y compartió en twitter mensajes y notas periodísticas sobre los incidente en La Paternal. No dio opinión alguna. Quien se salió del libreto fue Matías Lammens que, tras dejar pedaleando en el aire a Bauza con su “de los referís no hablo”, se mostró contundente en sus declaraciones, asumiendo de lleno su rol de Presidente de San Lorenzo de Almagro. Disparando para todos lados dejó frases como “hay blindajes mediáticos de determinados equipos que molestan”, “si hubiera sido al revés seria un escándalo”, “si se lesionaba a Tévez tendríamos el lunes cadena nacional de Arruabarrena”, “algunos periodistas intentan defensas inentendibles de lo que pasó en La Paternal” y “la AFA deberá discutir si hay sanción de oficio”. Si bien desde el discurso es saludable que haya salido a copar la parada de esa manera, lo más importante es esto último; el resto no son más que declaraciones atinadas y oportunas, que se celebran.


Entonces cabe preguntarse, ¿hará algo San Lorenzo en la AFA?¿Trasladará el debate al lugar en que se lo debe dar?¿Atenta esto contra el apoyo de Macri a Tinelli? Vale aclarar que el Club no tiene ninguna responsabilidad práctica a la hora de lograr la sanción de Tévez. No hay recurso que se pueda aplicar desde Boedo que derive en una decisión sensata del Tribunal de Disciplina. La cuestión se limita a la denuncia que ya dijimos que no hará Argentinos o a la decisión del Tribunal de actuar de oficio, que como ya también mencionamos, no harán. Sobre lo primero, nada se puede gestionar. Sobre lo segundo, ¿se intentará?


Al pobre Ezequiel Ham lo fracturó Tévez. Después lo volvieron a fracturar Titi Fernández, Latorre y De Paoli, in situ, vendiendo humo desde el primer minuto. Después lo fracturaron los Fantino, Vignolo y todo el aparáto mediático bostero que copa absolutamente todos los medios. Lo volvieron a romper Crespi y también Segura, que no pedirá sanción a Tévez. A Ham luego lo fracturó la interna de la AFA y el nefasto Tribunal de Disciplina que no actuará de oficio. El fútbol argentino en su totalidad le arruinó la pierna al pibe, que ahora desde una cama podrá seguir por televisión las masturbaciones mentales que nos venden comentaristas y relatores ante cada jugada del humilde Jugador del Pueblo. Que además de humilde demostró que es un mala leche.



FUERZA EZEQUIEL!!!


Link permanente a la noticia:
Te gusta la noticia?
Compartir en:

Noticias relacionadas:

- CRUCE CON LA AFA
- ¿QUÉ CARAJO HACE VÉLEZ AHÍ?
- 5 MILLONES POR MES
- POCA GENTE, POCA MEMORIA
- NO APRENDIMOS NADA
- "POR MI POSICIÓN DE LOS REFERIS NO HABLO"
- SIN MICRÓFONOS NI PITOS NI ESCRITORIO
- ¿OTRA VEZ VOS, MAIDANA?
- CON TEVEZ, HAY “AFA-NO”
- TÉVEZ TE PLANCHA, A VOS TE COBRAN MANCHA

Comentarios de la noticia:

Banner Plebiscito
CONTACTENOS