03 NOV
2014
Compartir la noticia:

PRUEBA DE ADN


Con un mal registro en materia de clásicos en la era Bauza, San Lorenzo despachó a Boca con un categórico dos a cero en una tarde donde la lluvia lavó todas las penas. Se necesitaba una prueba de ADN para recuperar su identidad y el resultado fue contundente: Hijos Nuestros otra vez, ahora sí: volvió El Ciclón.

PRUEBA DE ADN

Salvamos el año. El día que ganamos la Libertadores, ese día salvamos el año. Desde entonces no hacemos otra cosa que pensar en el Mundial de Clubes. En medio de ese recorrido que va de agosto a diciembre hubo (hay) un torneo que no será recordado por ningún Cuervo. Aunque esté mal, aunque eso hable de una mediocridad que preferimos esconder, aunque eso desnude que no hubo proyecto post gloria… seamos realistas… este partido con Boca en el contexto histórico no es más que un polvo de casado.


Por esa razón, aunque parezca contradictorio, había que ganarlo.


Toda la semana insistimos en que no había otro resultado posible que la victoria. Por la gente, por la historia, porque los clásicos se ganan… pero fundamentalmente porque necesitábamos reencontrarnos con algo genéticamente azulgrana. Necesitábamos contactar con lo que somos, llegábamos perdidos, sin rumbo y en caída libre. Y sentíamos que de aquí al Mundial de Clubes solo quedaba una prueba de ADN para certificar identidad: Boca Juniors.


El resultado fue absoluto, hijo aquí tienes a tu padre, padre aquí tienes a tu hijo.


San Lorenzo se volvió a poner la pilcha de San Lorenzo, se miró al espejo y se reconoció. Sometió a Boca con la autoridad histórica, lo puso de rodillas y lo hizo tragar.


No era un partido más, era “el” partido… lo dijo Matías Lammens una vez consumado el incesto. No había otra forma de interpretarlo, había que ganar o ganar para saber si quedaba algo del fuego sagrado que nos dio vida. Teníamos que demostrarnos que todos estamos en la misma lucha, con la misma idea fija, en la búsqueda de ese orgullo que nos hace torcer una y mil veces los caprichosos brazos del destino. Por eso Boca era el rival a vencer, no por su altura histórica y mucho menos por su presente. Nunca nos asustó su palmarés ni la famosa Número 12, al contrario, en el inodoro donde todos se cagan, nosotros los hacemos cagar a ellos. Nunca nos asustó su sociedad con el poder, nunca nos amedrentó saber que juegan con el árbitro. Nunca, ni cuando Macri quiso darnos vuelta el historial y no pudo (lo llevó a seis… pudo con el Rojo, pudo con River… no pudo con San Lorenzo)… nunca nos sentimos el Tercer Grande, porque somos el más Grande, por eso Boca no puede con El Ciclón, por eso su gente se hizo presente con una sudestada que no dio tregua en toda la tarde, por eso se alentó a rabiar y se festejó como se festejó. Porque no le ganamos al equipo de moda, ni al rival a vencer, no le ganamos al mejor equipo de América (porque somos nosotros) ni al mejor del mundo (que tal vez seamos nosotros), le ganamos a Boca… al que le ganamos siempre, al que le ganamos con las medias de Scotta, por eso había que ganarles… para saber que todo está en su lugar, que nada cambió.


Ahora miramos el futuro con la seguridad que nos da saber que volvió San Lorenzo, el Campeón de América, el que despachó al Rey de Copas con dos cachetazos en la nuca. 

Link permanente a la noticia:
Te gusta la noticia?
Compartir en:

Noticias relacionadas:

- CONTATE OTRO (PARTE 13)
- CONTATE OTRO (PARTE 12)
- NO LLEGO AL APROBADO
- PABLO GUEDE PIENSA EN NÉSTOR ORTIGOZA PARA REFORZAR COLO COLO
- EN SU CONFESION OBVIO EL OBJETIVO PRINCIPAL
- CONTATE OTRO (PARTE 11)
- VIENEN POR VOS?
- ENTRENAMIENTO DE HOY
- AMISTOSOS POR DUPLICADO
- ASÍ SE VERÁN LOS ÚLTIMOS CUATRO MESES DEL FÚTBOL POR LA TELEVISIÓN ABIERTA

Comentarios de la noticia:

Banner Plebiscito
CONTACTENOS