26 AGO
2013
Compartir la noticia:

SE VA EL ÚLTIMO CAMBOYANO


EtiquetasEtiquetas: Futbol Profesional

La ida de Julio Buffarini al fútbol mexicano nos obliga a preguntarnos qué es lo que anda mal en San Lorenzo. Por qué se relega de manera sistemática al que se comporta como un profesional y deja todo en la cancha. Cómo entender un Club que se desprende del único futbolista sin reemplazante natural en el plantel.

SE VA EL ÚLTIMO CAMBOYANO

En Deboedovengo hemos sido sumamente críticos ante un perfil de jugador que, en los últimos tiempos, desgraciadamente abundó en San Lorenzo: falto de compromiso con el Club, carente de entrega en la cancha, irrespetuoso con los hinchas, implacable a la hora de pedir premios o resarcimientos, ganador en lo económico, perdedor en lo deportivo. A sabiendas de que la falta de identificación entre la hinchada y los futbolistas constituye un problema sin retorno, y ante la imposibilidad de identificarnos con planteles sobrepoblados de jugadores con el perfil descripto, nos ha costado mucho erigir contrafiguras, destacar verdaderos ejemplos a defender.


Hemos recurrido, las más de las veces, al pasado. Más allá de Jacobo Urso, máximo emblema del jugador que dio todo -literalmente- por la azulgrana, una y otra vez nos hemos refugiado de una actualidad dolorosa -de los Walter García, los Hirsig, los Orión, los Papu Gómez y los Bottinelli de turno- en la nostalgia por los Camboyanos. Aquel equipo que -con el Club en ruinas- suplía sus limitaciones con alma y vida en la disputa de cada pelota. Hasta que llegó él.


La llegada de Julio Buffarini a San Lorenzo tuvo mucho de fortuito. Fue posibilitada por la lesión del ex Quilmes Sebastián Luna, lo que abrió un cupo para una nueva incorporación, y se realizó pese a que el entrenador del momento, Leonardo Madelón, prefería contratar a Diego Armando Barrado. Eran tantas las ganas que Buffa tenía de jugar en San Lorenzo, que reunió parte del dinero necesario para que Ferro lo liberara.


Si bien el funcionamiento del equipo dejaba mucho que desear y pese a un contexto angustiante, con el fantasma del descenso acechando en cada fecha, Buffarini se adaptó de inmediato, se ganó a la gente y le terminó ganando la pulseada al DT (que, igualmente, enseguida se iría reemplazado por Caruso Lombardi) en base a altos rendimientos, lucha, tesón y explosivas corridas por la banda derecha. En cuestión de partidos pasó de ser el recién llegado a la figura del esquema, tal es así que San Lorenzo se recostaba excesivamente por su punta para atacar y los rivales tenían como principal precaución contener sus subidas. La importancia de Buffa alcanzó su punto más alto cuando se oficializó -reclamo mediante- su suspensión por acumulación de amarillas poco antes de jugar un match vital ante Tigre, escándalo que se convirtió en el tema central del periodismo deportivo por esos días.


De más está decir que Buffarini fue esencial para lograr la permanencia. Basta recordar, por caso, su desempeño ante Newells, en aquel partido en el que nos fuimos al entretiempo 0-2 y moralmente descendidos, y que en gran medida gracias a su empeño pudimos dar vuelta. Iba a cada pelota como la última y sacaba diferencia -más que por cualquier otra virtud- por sus ganas. Así llegó, incluso, a la Selección de Sabella. Y se comenzó a hablar cada vez con más fuerza de su posible destino europeo.


Hasta el arribo de Juan Antonio Pizzi, que significó un retroceso para su carrera. El nuevo entrenador no pareció nunca entender o valorar sus aptitudes como volante por derecha, a tal punto que lo hizo jugar como lateral derecho, lo convirtió en el primer futbolista en ser reemplazado en todos los partidos y lo relegó al banco de suplentes -pese a que San Lorenzo no tenía otro volante por derecha en todo el plantel- frecuentemente. No obstante, Buffa fue medido en sus declaraciones y no exteriorizó la bronca que -justamente- debió haber sentido. Siempre se mostró respetuoso y agradecido a San Lorenzo.


Mientras se cierra su incomprensible pase a préstamo al fútbol mexicano, somos nosotros los que queremos agradecerle a él. Por haber sido, en estos tiempos de mercenarios e indisciplinados, el último Camboyano.


Hasta la vuelta...

Link permanente a la noticia:
Te gusta la noticia?
Compartir en:

Noticias relacionadas:

- CON VÉLEZ A LA TARDE
- A VARELA CON DOS CAMBIOS
- "VOLVER A SAN LORENZO"
- DIEGO AGUIRRE SERÁ EL DT
- SE ESTRELLÓ EN LA ESTACIÓN FINAL
- CICLÓN A LA FINAL
- TE SOPLAMOS LA NUCA
- CONTINÚAN LAS PRÁCTICAS
- REGRESO AL TRABAJO
- REPITE ONCE EN LA COPA

Comentarios de la noticia:

Banner Plebiscito
CONTACTENOS