24 ABR
2015
Compartir la noticia:

A FOJA CERO


EtiquetasEtiquetas: Institucionales

“La alegría que nos dieron nunca la vamos a olvidar”. Con el agradecimiento de la hinchada al Campeón de América se cerró una etapa en el San Lorenzo que miraba lo obtenido para amortizar lo perdido. Fue hermoso y siempre lo será, pero hay que volver a ser protagonistas de nuestro presente.

A FOJA CERO

Fue esperable, pero eso no lo hizo menos doloroso. Quizás algún aficionado a los milagros llegó convencido que íbamos a vivir una fiesta. Está bien, la historia de San Lorenzo está repleta de momentos donde salimos victoriosos tendiéndole una trampa a toda lógica. Pero era prácticamente imposible, y ya mucho guiño de la suerte recibimos en 2014 como para pretender seguir abusando del recurso. Luego analizar el partido de anoche obliga a reconocer que todo se desnaturalizó a los 20 minutos cuando San Pablo ya le ganaba 1 a 0 a un Corinthians con un jugador menos. Eso se sintió en las tribunas y en el campo de juego. 


Así y todo, algo falló en el carácter y la rebeldía. No era lo mismo quedar afuera de la Libertadores con 7 puntos o con 10, por más consuelo tonto que parezca. Y si bien se entiende el golpe que sintieron los jugadores con las noticias que llegaban desde Brasil, San Lorenzo se merecía despedirse de la Copa de otra manera, como último campeón, dándole a la gente una suerte de alegría morfinezca que permitiera transitar el mal trago de otra manera ¿Por qué hay que hacer especial énfasis en esto último?¿Por qué si en definitiva perdiendo, empatando o ganando nos quedábamos sin octavos de final? Básicamente, porque para lo que se viene, la actitud y el compromiso serán clave. Para lo que se viene, no habrá curriculums, excusas ni coyunturas que justifiquen no ir con todo por todo.


La hinchada de San Lorenzo acompaña y acompaña. A veces también, dictamina. Y anoche dictaminó“Jugadores jugadores, los vinimos a alentar, la alegría que nos dieron, nunca la vamos a olvidar”.  Se le rindió los honores correspondientes a los que aún sobreviven del plantel que nos dio el título más importante del Club. Y en ese grito sagrado, genuino y que describe la naturaleza e idiosincrasia de nuestra tribuna, se cerró un ciclo. La Copa, es pasado. Glorioso pasado, pero pasado. La alegría que nos dieron, no la vamos a olvidar. Y ahora queremos más. Y para ir por ese más, San Lorenzo necesita del compromiso de todos. Necesita, entonces, volver a ser protagonista de su presente, colocando la Copa en las vitrinas, y ya no como manto protector que justifique absolutamente todo. Mensaje para dirigentes, cuerpo técnico, manager y jugadores, por igual.


Desde acá siempre bregamos por “la década cuerva”. Esa década que gozaron varios clubes importantes de la Argentina y otros de menor calibre, y que en San Lorenzo parece que nunca nos animamos a encarar con seriedad. La idea de que el Ciclón se echa un polvo cada 6 años y con eso alcanza, ya no alcanza. O mejor dicho, no debiera alcanzar. Desde Caslamarca hasta hoy, sumando SuperFinal, Recopa y Mundial de Clubes, el Club dejó en el camino la posibilidad de amasar gloria; la posibilidad de escribir un camino ganador, contando con sobradas herramientas para llevarlo a cabo. A Caslamarca le sobrevino el Final 2013 que apaciguó la bronca. Luego la Libertadores 2014 nos permitió sobrellevar  las frustraciones que le continuaron. Pero ahora ya no más. El campeón de América será siempre el campeón de América, y ahora hay que volver a elevar la vara. Hay que ser protagonistas de nuestro presente.


Se nos abre un panorama alentador. River y Boca pasarán las próximas semanas encerrados en ellos mismos y San Lorenzo debe aprovechar la oportunidad para apostar un lleno al torneo local y mentalizarse en ser campeón.  Será obligación pelear por este título hasta el final y asumir el rol que por plantel y cuerpo técnico estamos más que calificados a cubrir. Se necesitará autocrítica y compromiso. También de la rebeldía que anteriormente mencionamos. Porque no será sencillo, pero ante las dificultades, no quedará otra que sacar pecho y juramentarse ganar para seguir ganando. Luego también comenzará la Copa Argentina, donde la obligación de sacarnos la espina del 2013 sigue latente en todos nosotros. A partir de ahora, sólo se mira para adelante. Todo vuelve a foja cero. Gracias por todo. Ahora queremos más.

Link permanente a la noticia:
Te gusta la noticia?
Compartir en:

Noticias relacionadas:

- PLEBISCITO EN EL ESTATUTO
- ¿MÁS PRIVATIZACIÓN? MÁS PLEBISCITO
- PRIMERA REUNIÓN DE CD EN 2016
- CUOTA SOCIAL EXTRAORDINARIA
- "ESTE CICLO LLEGÓ A SU FIN"
- ANTE TODO RESPETO
- A RIO REVUELTO, GANANCIA DE INMOBILIARIAS
- CARTA ABIERTA A NUESTROS VECINOS EN BOEDO
- LA DINÁMICA DE LO PENSADO
- POLAROID DE LOCURA AZULGRANA

Comentarios de la noticia:

Banner Plebiscito
CONTACTENOS