23 ABR
2014
Compartir la noticia:

CRONOPIOS Y CUERVOS


Por Pablo Jelovina
Escritor. Autor de La Pluma Más Negra. Socio Nro. 89.067
[email protected]
Twitter: @10Boedo

Ante la ansiedad de la espera por el choque de 8vos de Copa Libertadores ante Gremio, volvemos a recurrir a la pluma de Pablo Jelovina para acompañar las horas hasta el inicio del partido.

CRONOPIOS Y CUERVOS

Hoy que estoy medio loco, medio exagerado, no sé si me vas a entender. Voy a hacer el intento porque si algo tengo en claro es que las renuncias anticipadas son alimento de mediocres. Pero aviso porque después no quiero que me trates como se trata a los incomprendidos y su repertorio de fantaseo crónico.

Voy a ser más claro.Boedo está lleno de cronopios. Repleto. Vas caminando por Maza, doblás por Tarija, por Treinta y tres, por donde se te cante y vas a ver por todos lados cronopios. Es terrible. Yo pensé, como todos, que sólo existían en un mundo paralelo, en la imaginación de los pibes o, a lo sumo, en los cuentos de Cortázar. Pero no. Hoy, justo hoy, los vi por todo Boedo. Rellenaban botellas de cerveza con pócimas de felicidad. Comían manzanas de rebeldía, truenos de inconformismo que eructaban como clamorosos gritos de gol. Cantaban, desde los balcones del deseo, las más melodiosas serenatas a las cuervas que paseaban por el barrio. Sembraban desfachatez en las bocacalles. Lloraban cumbias. Reían tangos. En sus eternos bolsillos tenían caramelos de pasión, alfajores de incondicionalidad. Pero también llevaban inyecciones de verdad,de esa que a veces duele.Dicen que es el antídoto para cuando los cronopios se enferman y creen ser lo que no son, y que quienes la rechazan, quedan ciegos.

Eran muchísimos. Como una plaga. No entendía por qué, pero cuando volví a casa me puse a pensar:los cronopios sólo aparecen cuando la magia aparece. Cuando los llama ese aroma a ilusión, porque sabemos que de sueños perseguidos se alimentan. Y ¡cómo se alimentan! ¿Quién no vio alguna vez a un cronopio comer desaforadocortandoesperanzas en porciones para degustarlas hasta enloquecer?

Será por eso…Seguramente es por eso que, desde hace un tiempo, los cronopios se mudaron a Boedo. Será que acá se sienten a gusto. Que tienen alimento para rato. Y por eso andan vagando por el barrio empachándose de imposibles sí posibles. Ya hay varios vecinos que cuentan haberlos visto. Algunos dicen que ayudan a pintar murales, que inspiran hermosas canciones, que juegan a convertir injusticias en marchas multitudinarias, en leyes, en canchas. Otros dicen que se la pasan preparando milanesas para cambiarlas por fantasías. Los más optimistas afirman verlos siempre. Los habitantes de otros barrios –casi todos famas– aseguran, envidiosos, que no existen. 

Pero yo los vi hoy. Se estaban yendo por un rato al bajo Flores. Llevaban en sus enormes bolsillos papelitos con alas negras, melodías hipnóticas, gargantas de acero, globos azulgranas. Iban contentos porque decían que los esperaba el banquete más imponentede sus vidas, que nunca habían visto esperanza semejante. 

También llevaban un cofre con recuerdos. Entre ellos estaba el tuyo. De pibe. El primer gol que gritaste con los brazos. Ese grito que desarmaste contra el delirio de tu viejo, de tu vieja, tu tío, tu hermano, tu abuelo. Esa “o” interminable como el hambre de un cronopio al que le encanta devorarse tus deseos, y volverlos locura y revolearlos como vosrevoleás el alma.

Yo los vi. Están por todo Boedo. Van marchando y están hambrientos. Son tan cronopios como cuervos.

Link permanente a la noticia:
Te gusta la noticia?
Compartir en:

Noticias relacionadas:

- REQUIEM PARA EL REVISIONISMO
- CONTATE OTRO 2.0 (PARTE 10)
- CONTATE OTRO 2.0 (PARTE 9)
- CONTATE OTRO 2.0 (PARTE 8)
- CONTATE OTRO 2.0 (PARTE 7)
- CONTATE OTRO 2.0 (PARTE 6)
- CONTATE OTRO 2.0 (PARTE 5)
- CONTATE OTRO 2.0 (PARTE 4)
- CONTATE OTRO 2.0 (PARTE 3)
- CONTATE OTRO 2.0 (PARTE 1)

Comentarios de la noticia:

Banner Plebiscito
CONTACTENOS