31 OCT
2014
Compartir la noticia:

EL HOMBRE SAN LORENZO DE ALMAGRO


En un nuevo aniversario de su partida, recordamos la historia del hombre más importante en la vida del Ciclón.

EL HOMBRE SAN LORENZO DE ALMAGRO

El Padre Lorenzo Bartolomé Massa nació en Morón, Buenos Aires, el 11 de Noviembre de 1882. Recibió el mismo nombre de su padre, Lorenzo,  nacido en Turín (Italia). Su madre se llamaba Margarita Scaravino. Sus hermanas fueron Ángela y Blanca, quienes también ingresaron a la vida religiosa.

En 1882 el barrio de Morón era una zona poblada en su mayoría por inmigrantes italianos que transformaban rápidamente sus hábitos rurales en urbanos. Lorenzo cursó los estudios primarios en una escuela cercana a su casa hasta que, con la ayuda del Ferrocarril Oeste, se encaminó hacia la Escuela de los Salesianos en Almagro, donde los Misioneros italianos enviados por Don Bosco  en 1875 empezaron a trabajar antes de dirigirse a la Patagonia.

En 1894, con solo doce años, Lorenzo continuó sus estudios en el Colegio Pio IX, cuando todavía no habían pasado por sus aulas Ceferino Namuncurá,  ni Carlos Gardel. 

Al año siguiente Lorenzo fue enviado como alumno pupilo al Seminario Menor que los salesianos  abrieron en Bernal, a pocos kilómetros de la Capital. En 1898, el Padre José Vespignani le tomó los primeros votos. El año 1900 tuvo su primer trabajo como salesiano en la Escuela Agrícola Don Bosco de Uribelarrea hasta octubre de 1902. Luego continuó en el Colegio Pio IX, como maestro y asistente.

Lorenzo Massa, después de varios años de estudio y dos de Tirocinio Práctico estudió y rindió los exámenes de Filosofía, 1903; de Teología, 1906 hasta ser ordenado sacerdote el año 1907, en Buenos Aires con  25 años de edad.

Los superiores lo destinaron al Colegio de Almagro en 1907 y en 1908 lo designaron “encargado del Oratorio San Antonio de Padua”, en la calle México 4050 en el mismo barrio.

En esa barriada  los idiomas de los inmigrantes se confundían con el ruido de las últimas carretas de bueyes y de los primeros tranvías. En la calle jugaban numerosos “purretes”, que algunos consideraban ya “pichones de malevos”. Sin embargo el Padre Lorenzo ideó la forma de atraer a esos niños mediante el juego preferido y masivo de “la pelota” y después catequizarlos.

El primer  grupito de niños encontró al joven cura Lorenzo cuando recorría las calles del barrio de Boedo. La novedad del momento era el “foot-ball”, ese raro deporte que había llegado a Buenos Aires de la mano de los ingleses del ferrocarril. Un día el Padre Lorenzo Massa vio con sus propios ojos cómo uno de los niños, en su afán por no perder la pelota, casi quedó bajo las ruedas del tranvía 27. 

Allí mismo el Padre Lorenzo se acercó al niño y a sus amigos y les propuso “continuar el juego en un lugar más seguro y apropiado que el arroyo de la calle Treinta y Tres”. Era el patio del “Oratorio San Antonio” que él mismo dirigía a pocas cuadras, en la calle México. La única condición, que los incipientes futbolistas aceptaron enseguida, fue la de “participar del catecismo y de la misa”.

Sin saberlo, Lorenzo Massa había encontrado ese día el primer equipo de fútbol “los forzosos de Almagro”, que harían célebre su nombre y su equipo. 

Link permanente a la noticia:
Te gusta la noticia?
Compartir en:

Noticias relacionadas:

- SUR, PLAN REGULADOR Y DESPUÉS...
- SERIA UN GRAN HONOR
- LA VUELTA A BOEDO: CUESTIONANDO UN MODO DE ACTUAR Y PENSAR EN PLANIFICACIÓN URBANA.(Parte 1)
- LA VUELTA A BOEDO: CUESTIONANDO UN MODO DE ACTUAR Y PENSAR EN PLANIFICACIÓN URBANA. (Parte 3)
- LOS ANTIVUELTAS ATACAN DE NUEVO
- LA VUELTA A BOEDO: CUESTIONANDO UN MODO DE ACTUAR Y PENSAR EN PLANIFICACIÓN URBANA. (Parte 2)
- EL BOLETO COMPLETO
- SESIONA LA ASAMBLEA
- OTRO PASO HACIA BOEDO
- LAS VUELTAS DE LA VUELTA

Comentarios de la noticia:

Banner Plebiscito
CONTACTENOS