09 NOV
2016
Compartir la noticia:

MIL DERROTAS. CERO DIGNIDAD.


Por El Veedor
Auditor de árbitros. Detractor del siga siga y enemigo del todo pasa. Espía en AFA.

Twitter: @VeedorAzulgrana
EtiquetasEtiquetas: Veedor

San Lorenzo le ganó a Hurac*n en la semana de su cumpleaños y le obsequió la derrota número mil de su triste y descolorida historia. Toranzo nos mostró tres dedos (enteros). Marcos Díaz perdió la vergüenza. Nadur acusó a Tinelli de ladrón y la prensa ensució la categórica victoria del Ciclón con un solo objetivo: operar contra el Líder. 

MIL DERROTAS. CERO DIGNIDAD.

Sentado en una vieja silla de mostrador, repito trabalenguas mientras espero ser atendido por el psicólogo.


Tres tristes tigres comen tres pedazos de trigo...


Creo que no era así. Le cambio la letra.


Tres tristes rastreros tranzan, tragan calostro de bálano...


Suena mejor cuanto más dificultad encierra, pienso en silencio.


Tres rastreros trolos tranzeros tragan tremendo trozo...


Y trinan tristes tras tres extremidades truncas de Trolanzo.


Ahí va mejor...


- Veedor... ¿Lo de siempre?


-Sí por favor, sin hielo. Y un vaso de agua.


Frank se ríe y va en busca de “lo de siempre”, una exclusiva botella de The Dalmore 64 Trinitas, un whisky tan fino que algunas de sus destilaciones fueron maceradas por más de 100 años, casi el mismo tiempo que lleva el musgo creciendo en la vitrina de los roñosos. Debo advertir que mi psicólogo es especial, no estudió las técnicas de Lacan ni las de Freud. Él estudió en la barra de su bar. Y es ahí donde atiende. En una barra, a lo Moe, a lo Barfly.


-¿Qué pasa Veedor? Desapareciste un par de semanas.


-Estuve procesando información. Hay muchas cosas que no terminan de cerrar... y no lo digo por el culo del linyera...


-¿Otra vez Veedor? ¿Te volviste a empomar al linyera?


Agité mi mano suavemente, los hielos bailaron en el espeso color miel y antes de arrimar el trago a mi boca, le contesté mirando al piso.


-No creas que no me avergüenzo, pero solo son dos veces por año, y solo si anda por la zona...


-No me vengas con excusas, Veedor, ¿qué tipo de placer podés sentir dándole cantina a un pordiosero harapiento con olor a viejo ensondado?


- Me hablás como si lo hiciera por placer... ¿Te pensás que me gusta? Yo le estoy haciendo un favor, él me dice que lo ayuda a sentirse vivo. Si sabés cómo es la historia, acá no elijo. Sólo cumplo.


- ¿Él te lo pide? ¿Esa es tu excusa? ¿Qué él te lo pide?


Levanté la vista sabiendo que no era sencillo de explicar, pero a Frank nunca le oculto nada.


- Te digo que el roñoso me lo pide. Cuando no está ido, balbuceando pelotudeces sobre historias de supuesta gloria que dice haber vivod, me agarra aburrido y le hago el favor. No me enorgullece para nada, no ando por ahí gritando que le cacerolié la raba al pordiosero. Hago caridad. Es solo caridad.


-Ah bueno, ahora la culpa es del culo sucio, y encima vos sos un buen tipo...


La charla con mi psicólogo viene de hace un tiempo. Y sí, yo me considero buen tipo. Algo raro, pero buen tipo.


-Veedor, dejame que te pregunte para entender mejor tu patología, ¿este sucio tiene algo que ver con los que mencionás siempre, los del tinglado...?


-No...O mejor dicho si, tienen mucho que ver. Pero esos del tinglado son crotos. De los nuestros, pero crotos. Éste es un sucio, un ciruja. Un linyera errante. Preferiría no saber nada con él. Que desaparezca en toda su inmensa mediocridad y se esfume para siempre. Me conocés Frank, vos sabés dónde como yo, dónde me gusta moverme, a dónde apunto. Esto no tiene nada que ver conmigo, sólo es un triste vecino al que la vida le jugó feo. Yo viajo por sudamérica degustando buena carne, bebiendo de copas importantes. Miro para arriba y me quiero voltear a la señora de Belgrano y si me pinta entrarle a una Flor de la V conozco un paraguayo en La Boca que cada vez que me ve se le afloja el anillo de cuero. Pero este roñoso insiste. Si no desciende a los tugurios por los que suele mendigar y lo tengo cerca, viene, me la pide, la quiere... Y yo se la doy. Se la doy y se la doy. Y lo más triste, es que después se arrepiente, y termina llorando, pidiendome que pare.... Pero yo ya empecé, y cuando empiezo, no termino hasta terminar. Servime otro whisky por favor, dame uno más...


Es bueno prestando la oreja Frank, pero en este tema nunca logro que me entienda. Mientras seca las copas mueve su cabeza en negación, silenciosamente.  Con su mirada me condena y siento el frío de su moralina bajándome por la espalda. A veces creo que le gustaría verme sodomizado por el pordiosero, que ese pedazo de basura sin dignidad junte fuerzas de donde no las tiene y se tome una pequeña venganza. Pero Frank sabe que eso nunca va a pasar, yo sé que eso nunca va a pasar. El linyera vivió toda su vida en el mismo barro y para plantarse conmigo debiera volver a nacer.

Cambio de tema porque mi psicólogo me observa como si yo fuera un pervertido. Mejor hablemos de fútbol.


- ¿Viste a San Lorenzo?


“¡Qué bien que está San Lorenzo!” me replicó, casi sin dejarme terminar. Y si bien su respuesta pudo haber sido sólo por compromiso, el tipo me dejó pensando. Siempre me hace pensar, como buen psicólogo. ¿Si estamos tan bien, por qué los medios le dan letra al inexistente choreo que denuncia Huracan y no se detienen en el gran nivel del equipo de Aguirre? ¿Será que responden a los intereses de quienes hoy por hoy están muy atentos por saber hacia dónde va la pelota y los destinos de la AFA? Que Turner, que Fox, que Torneos por detrás de ellos. Que Tinelli, que Vila, Verón, que Angelici. Que la Liga, la Súper Liga, y la Conmebol. Que Infantino, el Diego y Armando. Que Macri. ¿Y dónde queda San Lorenzo flotando entre tanta política de intereses privados?


Ya vimos que ganarle la Supercopa a Boca y jugar la final con Lanús no han servido para paliar la entrega del torneo Angelici Reelección y la renuncia del entrenador campeón de la Libertadores. Me piden que festeje las migajas, pero yo quiero la torta. Más ahora que el río está revuelto. Hemos visto impávidos cómo la pelea por el poder que dejó Grondona se llevó puesta la ilusión de los últimos dos años. ¿Justo nosotros tenemos que escuchar hablar sobre robos? ¿En serio nos tenemos que fumar a los hijos de puta que ocultan como vienen boludeando a San Lorenzo decir que contra Hurac*n nos beneficiaron? Es una joda, ¿no?  No soy gil. Entiendo por donde viene la mano. Contra Nievels y Estudiantes a San Lorenzo lo arruinaron y sólo Aguirre se animó a alzar la voz (cuidado uruguayo, preguntale a Bauza cómo le fue por hablar de los costos que sufrió San Lorenzo por el interés de nuestros dirigentes en AFA). Contra el Pincha te maltrataron, contra Nievels te metieron dos goles que arrancan en falta. Y decí que al Arsenal de Sarandí le ganamos, porque lo de Laverni fue escandaloso también. Y nadie dice nada. Mati y Marce no dicen nada.


¿Otra vez vamos a jugar el mismo juego del 2015? ¿No aprendimos nada? ¿Vamos a dejar que nos operen mediáticamente de esta manera sólo porque a dos tipos se les cantó que quieren manejar uno de los negocios más grandes que tiene el país?


Y para colmo debemos soportar a periodistas que responden a intereses que nada tienen que ver con la información objetiva, pegándole a San Lorenzo con el único objetivo de dañar políticamente a Tinelli.


Y hablando de las cucas sangucheras, ¿no hay un solo “periodista” de San Lorenzo que le diga a Caruso como son las cosas? No te digo un Toti Pasman, cuya opinión se compra barata, sino algunos de los nuestros, de los que se pasan toda la semana aplaudiendo el hermoso hedor de los gases de Mr. President. ¿No les da para ir al vestuario visitante y hacer periodismo de verdad? Yo sé que la gran mayoría se conforma con mamar la información del palo presidencial y después volcar en twitter las agradables historias oficiales del resurgir de San Lorenzo. Pero, ¿ni un poquito quieren al Club como para plantarse y defenderlo? ¿Ninguno de los que conocieron Venezuela y Chile gracias a las bondades de Mr. President puede poner el micrófono para decirle a Caruso que al comienzo del partido debió ser expulsado Barrales por un planchazo a Angeleri? ¿Ninguno le puede recordar que su equipo pateó 2 veces al arco? ¿Que todas las “polémicas” se dan con San Lorenzo ya ganando 1 a 0? ¿Qué sólo un imbécil puede discutir la perfecta expulsión del mutilado? ¿Tanto les cuesta mover el culo y ante la prensa nacional decirle que con 10 no pudieron aguantar ni el primer ataque del Ciclón? Si se dedicaran cinco minutos por día a defender a la Institución que les da de comer,  en lugar de ocupar el cien por ciento de su tiempo ocultando cada bache de esta dirigencia (lo que hicieron justificando que no haya agua en los baños del Bidegain con más de treinta grados de térmica fue conmovedor), estaríamos todos más felices. Incluso ustedes.


Pero nadie le dijo nada a Caruso. Lo dejaron hablar y cuanto más agitó, mejor. Porque para determinado sector de la prensa que opera intereses políticos contra Tinelli, no importa informar o destacar un hecho, sino que el negocio de la AFA no quede en manos del Líder y su lanchita de turno.


Y por si esto fuera poco, apareció Nadur, el presidente de los Walking Dead, que se ahoga en una fantasía paralela como todos los zombies que deambulan por las calles lacrimógenas de ese barrio llamado fracaso donde han vivido casi toda su vida, si es que a eso se le puede llamar vida. El viejo ridículo hizo una conferencia de prensa para decir que San Lorenzo maneja los medios, que Tinelli hace “cosas raras” y por eso “el Ciclón le robó el partido y nadie se anima a transparentarlo”. Cosa rara es su cara señor Nadur, rara y dura como la historia del club sopla-capullo que preside.


La realidad es exactamente al revés de como la cuenta.


San Lorenzo es continuamente hostigado por la prensa rentada que opera contra los intereses personales de quienes dirigen nuestra Institución.


¿Cómo explica, señor Nadur, que absolutamente todos los mercenarios del micrófono hayan hecho causa común con el llanto desproporcionado e indigno del globito si es que están pagos por el Líder? ¿Están todos pagos por Tinelli pero sin embargo le dan mecha al lamento con el que usted intentó disimular otro de los habituales desgarros de esfínter a los que uno cree que ya debieran estar acostumbrados? ¿Por qué no le dice a la prensa que fue Hurac*n quien pidió que Herrera fuera el árbitro? El mismo Herrera que dirigió una final en la que perdimos 4 a 0 con Lanús. ¿Esa parte no la cuenta viejo filibustero? Pero si quiere le alimento la paranoia y lo hago gratuitamente. Le pido que piense un poquito qué juego jugó usted en este entuerto político que divide a la AFA. Cuando hubo que votar por un cambio en el fútbol, ¿usted de qué lado estuvo? ¿Usted eligió tribunear para los veinte cartoneros que lo votaron y hoy no pagan la cuota o eligió lo mejor para su pobre institución? ¿Intentó acomodarse con el sector que representa a “la nueva dirigencia” o apoyó al Grondonismo con el que su club de mierda sumó cuatro descensos, quince años en la B y ni un solo título? Usted apoyó a los que le pusieron la reja en Avellaneda, a los que le arruinaron el ascenso contra el Rojo, a los que le hicieron el foul a Monzón para coronar a su amarga Institución como campeón moral de aquel recordado 2009 del Tiki Tiki y Cappa. Entonces vaya ahora, señor Nadur, a sobar las canosas pelotas de Segura, ex dirigente del Bicho, club que también los cagó en una Promoción. Y desde ese estéril lugar critique a Tinelli, a San Lorenzo y a este Toranzo que me cuelga entre las piernas.


Pero el problema no es Nadur. El problema es el efecto Nadur y como lo usufructúan nuestros enemigos mediáticos. Porque ese impresentable arruinó a San Lorenzo y eso se replicó en todos lados. Nos ensució y nos expuso a que nos vuelvan a maltratar como contra Arsenal, Estudiantes o Nievels y que cuando eso pase, porque va a volver a pasar, te puedan recordar que “a Huracán le robaste el partido”. Y ahí aparecerán los “un día se equivocan para uno, y otro día para otro”. Entonces, ya la cosa no es el simple sollozo vergonzoso del presidente de esa Sociedad de Fomento o de su pobre entrenador que no sabe para qué carajo se metió en ese nido de perdedores, sino cómo afecta a nuestro Club que lo pongan en el banquillo de acusados cuando nada hizo para estar allí. Pero bueno, Marcelo mandó un tweet muy duro contra Nadur. Una respuesta Institucional a la altura de las circunstancias...  Y al mismo tiempo, por twitter Mr. President se enojó porque no lo convocaron a la AFA a discutir el nuevo Estatuto. El mismo Mr. President que dice que con el auto hace tres cuadras de más para no pasar por la puerta de la AFA se enoja porque que no lo llamaron para discutir el Estatuto y se pone a hacer pucherito en redes sociales. De paso Mr. President, ¿no recuerda cómo  ustedes acaban de reformar el Estatuto en San Lorenz? En silencio y a espaldas del socio, obligando a perseguirlos para acercarles ideas que le dieran un poco de contenido superador al papelón que armaron con el único objetivo de que un Francis de turno no vuelva a acceder a un puesto de Comisión Directiva con sesenta miseros votos. Llora afuera lo que no cumple en su casa, Mr President.


A propósito Mr. President, ahí le tiran un botón de muestra; para el partido con el virgencito de La Plata por la Copa Argentina nos pusieron a Pitana. El mismo Pitana que Rodo nos encajó en la Recopa, Sudamericana y Superfinal. ¿Queda claro cómo se mueve River Desk para acceder al único pasaje que aún lo puede llevar a la Libertadores 2017? Ahí tenemos la primera réplica del "choreo a Hurac*n". Pero obviamente, no decimos nada, después de todo, Rodo aplaudió el tinglado.


Me empiezo a poner mal, me desabrocho un botón de la camisa. Ya estoy entrando en calor.


Lo miro a Frank y él seguía inmóvil, esperando mi reacción. Sabe que cuando me engancho con un pensamiento puedo estar minutos hasta volver, y siempre intenta relajarme un poco.


-Calmate Veedor, tomate otro trago...  ¡cómo te gusta enroscarte hijo de puta!


- Ya sabés cómo me enfermo… River te la hace de manual viejo, y este tipo chicaneando a la AFA por el Estatuto. No agités la colmena si después no querés defender la apuesta. Pero sabés qué pasa Frank... usando a San Lorenzo como escudo es fácil hacerse el importante. Y encima se les sube a la cabeza.


- Si, ya sé Veedor, lo vimos varias veces. Y hablando de enfermos, ¿viste lo que dijo Toranzo?


-Es la primera vez que veo a un insecto pisar a un ser humano. Suele ser al revés...


-No seas bestia que después te llevan a juicio...


- ¿Qué querés?... ¡Toranzo! No es más que un pseudo ídolo quemero que fue muy insultado por los cuatro sucios que tienen abono en ese basurero, siempre se lo criticó por albergar a una familia de pingüinos en su gélido pecho.


- Jaja ahí vas de nuevo Veedor, ¡cómo te gusta!


- ¿Y para qué me das manija pelotudo?


- Descargate amigo, que de eso se trata. Tomá, te sirvo otro trago, este va de regalo.


Trolanzo… el héroe quemero que siempre fue puteado por pecho frío hasta que le metió un gol a San Lorenzo, lo que le permitió darse el lujo de hacer un libro con su historia (sí, no te estoy boludeando, googlealo que te espero, viste que no te mentí...). Bueno, en esa “historia” le dedica un capítulo entero al tiro libre que cambió su relación con la horda de pálidos que se identifican con el club de camiseta sin colores. Un capítulo entero a un gol a San Lorenzo. Si no fuera tan gracioso sería demasiado triste.

La verdad es que Trolanzo no sólo se hizo echar como un verdadero amateur sino que para completar su pésima tarde, el jugador de Hurac*n que perdió tres dedos queriendo escalar una montaña en micro, se fue de la cancha haciéndole gestos a la platea de San Lorenzo levantando justamente, perdón por la redundancia, tres dedos bien alto... (decime si no se gasta solo este pelotudo afrancesado...).


Muchos se preguntaban a qué se refería. ¿El amistoso jugado en Mar del Plata? ¿Lo que dejó en su excursión por tierra bolivariana? ¿"Eran cuatro, Bonavena se murió y ahora sólo quedan tres"? ¿La cantidad de partidos que su equipo no gana contra San Lorenzo?


Finalmente se supo que el gesto respondía a los tres penales en contra que se comieron en las últimas tres visitas al Pedro Bidegain, creyendo que atrás de eso hay una operación de la CIA y el Oso Arturo para perjudicar al Globito. Pero Trolanzo tiene que entender que cuando un equipo viene a defenderse los noventa minutos, dándole pelota y campo al rival, corre algunos riesgos. Es fija que vas a hacer más faltas, es fija que te van a pitar más fouls, es fija que algunos de esos fouls se pueden dar en el área, que de tanto cortar el juego alguna amarilla o roja te llevás y es factible que, si además encarás estos partidos con un tremendo complejo de inferioridad, la suerte está prácticamente echada desde antes de que empiece a rodar la pelota.


Y en esto último me quiero detener. Porque el tremendo e indisimulable complejo de inferioridad con el que se enfrentan a San Lorenzo los condena. Tanto Hurac*n (como Vélez, en esto son parecidos, no sólo en cantidad de hinchas) viven el partido con el Ciclón de un modo especial. Uno porque la geografía dice que así debe ser, el otro por una cuestión de centímetros (se la miden con San Lorenzo y se la ven cortita). Entonces, juegan el partido a puro nervio. Su gente los presiona para ganar “La Gran Final del Mundo”, sus dirigentes ofrecen premios dobles aunque no tengan guita ni para la birra y cuando llegan a la cancha se impresionan, la ven llena, huelen semen fresco y se ponen histéricas. Por eso Cubero y Toranzo hacen lo que hacen con toda la experiencia que tienen sobre sus espaldas. Y así les va.


Pero más allá de las razones históricas, políticas y económicas que decantan en el llanto generalizado de los quemeros y la operación de los medios post partido, el domingo, San Lorenzo se llevó puesta la mezquindad del rival sin mayores inconvenientes. Y ya que hablamos de planteos mezquinos, hay que marcar ciertas diferencias entre lo que se conoce como “meter el culo atrás” (Estudiantes lo hizo inteligentemente) y “poner el culo”, que es venir como vienen los roñosos al Bidegain.  La nueva estrategia del globo ya no parece estar atada a un sistema táctico. De hecho al contratar a Caruso Lombardi le han clavado un puñal a su "histórico paladar negro", ese que se forjó en los inicios de 1973 hasta los fines de 1973. La nueva estrategia quemera se basa en aceptar que le defloren el sacacaca y luego meterle fichas al llanto posterior para deslegitimar otra victoria de San Lorenzo. Vienen entregados, pierden y se van ensuciando a papá. Con eso arman una excusa a modo de escudo incluso para su propia gente, le dan letra al periodismo adoctrinado contra Tinelli y se inventan una mística del robo y la moral. No entienden el tremendo daño que se hacen día a día, minando toda posibilidad de reconstruirse como club. El domingo pasado, esta versión chatarra del famoso gloBo, que alguna vez nos presentó a glorias como el Guapo Flores, Cruz - Cruz, Mohamed o los hermanos Graieb, hizo tiempo aun perdiendo 2 a 0. ¡¡¡Nunca vi nada tan triste, cobarde y vergonzoso!!! Porque la idea era perder por menos de tres. Si logran perder por dos o menos, criticando al juez de turno, se araña el empate moral.


No tienen solución. Realmente estos tipos no tienen solución.


¿Todo es culpa de Tinelli? ¿Todo es culpa de los árbitros? ¿Y si en lugar de hacer un slogan de su desdicha hacen algo por cambiar? ¿Por crecer? ¿Por superarse? ¿Por ser dignos de ser llamados “clásico de San Lorenzo”? Lo peor es que lo hacen quedar mal a Mr. President, porque él los considera rivales, Nadur nos considera enemigos.   


A veces pienso que existe la posibilidad de que esta triste gente aún conserve la mínima esperanza de rasquetear la olla de la dignidad para encontrar algo de lo que valga la pena alimentarse. Pero ahí aparece Marcos Díaz, con su tremenda cara de quemero y un libro bajo el brazo con su foto en la portada que se titula “El arquero que le cambió la historia a Hurac*n” (te juro que no te estoy cargando, andá y googlealo de nuevo... viste, tiene la Copa Argentina y se ríe...). Y cuando agarra las cámaras Marcos Dios (así lo apodan, te juro que no te estoy cargando) afirma muy serio, pero siempre con esa cara de quemero que me agita las huevas, que San Lorenzo sólo les puede ganar en el Bidegain y que ellos en otras canchas nos “empatan o ganan”. Esta hermosa criatura del Señor, hecha con el cerebro que sobró de un canario,¿sabe que en el Ducó, el Ciclón ganó más partidos que ellos?¿Sabe que en cancha neutral el Ciclón ganó más partidos que ellos?


-Es verdad Veedor, esa gente no tiene solución.


- Todos se les ríen, Frank. ¿Vos viste la publicidad de Quilmes antes del partido?


- No vi nada


- Los tipos salieron en la previa al partido con una acción de marketing donde le preguntan a gente de las dos hinchadas dónde prefieren ganar el clásico, si de local o de visitante...


- ¿Y entonces? ¿Qué dijo la gente?


- ¿Vos me estás jodiendo Frank? ¿Te imaginás a un pobre pibe de Hurac*n que no sabe lo que es ganar en el Pedro Bidegain contestando esa pregunta? ¿Te imaginas lo que siente? Se deben quedar con la mente en blanco. Algún primo le habrá contado que una vez a la mañana y hace tiempo, le ganaron 1 a 0 a San Lorenzo. Y sobre eso intentarán edificar alguna épica con olor a naftalina. Claro que a pesar de lo que ya de por sí es una estadística patética, encima seguro al pobre pibe le escondieron que esa única victoria fue contra la reserva de San Lorenzo porque guardamos titulares para ganar la Mercosur. Entonces yo te hago una pregunta Frank....

- Decime Veedor...

- ¿Qué es más sádico?¿Hacerle el favor al linyera, que me la pide y se la doy?¿O andar preguntándole a un quemerito si prefiere ganarle a San Lorenzo de visitante o de local? 

- Y..... la verdad que es de muy mal gusto lo que hicieron los de Quilmes...

- Es así Frank, no les podés preguntar eso, tenés que ser muy sádico. Es ponerlos frente a un espejo y que se vean. Se pueden morir de pena y de realidad.


- Y… La verdad que es duro, Veedor. Pero eso igual no te justifica. Hasta acá llegó la sesión. Yo te veo bastante bien, sacando ese berretín de andar culeando cirujas...


-Gracias Frank... a veces necesito desahogarme un poco, sos un buen amigo.


Apuré el vaso y pagué la cuenta. Como todo psicólogo me fletó a los cuarenta minutos. Me volví a casa pensando en que tendríamos que haberle metido cinco pepas a los quemeros y cerrar el partido ovacionado a Caruso. Con eso rescatábamos a Ricardo de su rancia actualidad, lejos de esa gente que le chupa la energía, y a ellos los sumergíamos en una crisis total, con destino inexorable de B Nacional. Pero nos quedamos cortos. Nos gusta perdonarles la vida. Incluso en la despedida había que haber cantado en alusión a la Copa, el gran objetivo de este semestre. Como para dejar en claro que el accidente barrial es un polvo de rutina. Lo que nosotros queremos es seguir siendo más inalcanzables para ellos, y eso se logra peleando por cosas serias.  


Y para pelear cosas serias, hay que defender a San Lorenzo en todos lados.


En la cancha. En los medios. Y en los escritorios.


Como defienden sus intereses personales.

Link permanente a la noticia:
Te gusta la noticia?
Compartir en:

Noticias relacionadas:

- UNA MANCHA MÁS AL TIGRE (Y A TU VIDA)
- LA NAVIDAD (DEL VEEDOR)
- ENTRE LA HISTERIA Y LA HISTORIA
- LAVERNI AL QUIROFANO
- SAN LORENZO ALL INCLUSIVE
- EXORCISMO EN ROMA
- ROMANO POR UN PAR DE DÍAS
- UNA MONTAGNA DE MUZZA, CON RODAJAS DE PROSPERI Y SIN VISITANTES
- VOLEMOS EL PUENTE PUEYRREDÓN
- EL GEN AZULGRANA

Comentarios de la noticia:

Banner Plebiscito
CONTACTENOS