26 JUN
2013
Compartir la noticia:

ORGULLO SANTO


Por Pablo Jelovina
Escritor. Autor de La Pluma Más Negra. Socio Nro. 89.067
[email protected]
Twitter: @10Boedo
EtiquetasEtiquetas: Hinchada

Cara sucia, pluma limpia, el escritor Pablo Jelovina nos riega la columna de arte y lo hace como es habitual con sus mejores escritos. Juranos que no te identificas con el cuento…“Ganaste.”

ORGULLO SANTO

Los números no mienten, pero tampoco lo hace la sensación compartida que ayer sobrevoló entre nosotros. Ganaste futuro en esa fresca renovación, en la belleza que volvieron a instaurar esos mocosos incorregibles, porque volvimos a jugar a la pelota como en el barrio de Boedo, aquella cuna de buen fútbol y garra perfectamente proporcionada. Y ganaste porque también ganaste amor propio. Porque te vestiste con el traje de la historia y cuando ciertos miedos volvían a florecer en tus extremidades los podaste de raíz sabiendo que no nos podían dominar de nuevo. Ganaste carácter. Hiciste fermentar las debilidades para extraer de ellas la rebeldía olvidada de otros tiempos. Te sublevaste a tu propia inocencia y creciste como quien crece en las desgracias, como la vida dice que se debe crecer. Ya no había más tiempo para perder y por eso ganaste. Porque entendiste que no solo gana el que se abraza a los laureles del éxito. Hay tiempos para ser campeón en otro tipo de torneos, para llevarse otros trofeos menos visibles, pero igual de importantes. Ganaste confianza, seguridad, presencia, hombría. No hay derrota cuando, a pesar de los errores, escuchás los aplausos caer como una catarata de sincero reconocimiento; cuando suena como un himno el “vamos los pibes”, cuando la entrega se transforma en emoción.


Por eso vamos, pibe, vamos, que tenés puesta esa camiseta incomparable; que tenés el honor de hacerla respetar y respetarla. Vamos, pibes, que con esos trucos de magia hipnotizan a toda la muchedumbre emocionada; que con ese ilusionismo carasucia que practican, nos hacen viajar en el tiempo, nos depositan en un recuperado espíritu cuervo, nos devuelven la vida y borran definitivamente esa pesadilla de hace un año atrás.


Ganaste. Vos. Ganaron, pibes. Por vestir con orgullo la camiseta azulgrana. Por merecerse el respeto de este pueblo tan particularmente inmejorable, tan elegido entre los pueblos futboleros como el distinto, el loco, el incondicional. El que va cuando empieza, cuando va mal, cuando se recupera, brilla, pelea y se despide del torneo. Siempre va. Siempre deja la piel. Siempre gana.


Ganamos. En la balanza donde los números pesan, pero no son el único elemento, la inclinación es altamente positiva. Porque ganar no es solo ganar. Pero es un buen punto de partida para encarar lo que viene.

Link permanente a la noticia:
Te gusta la noticia?
Compartir en:

Noticias relacionadas:

- TE SOPLAMOS LA NUCA
- HABLÓ CON EL PAPA Y HABLÓ DE PAPÁ
- DOS MANERAS DE SENTIR LOS COLORES
- HAY UNA COSA QUE NUNCA VAN A ENTENDER
- AL PAN, PAN...
- DOLOR EN LA FAMILIA AZULGRANA
- HOY JUEGA LA GLORIOSA
- LA QUE SUENA DIFERENTE
- ¿OTRO AÑO SIN VISITANTES?
- SIEMPRE ESTARÉ A TU LADO

Comentarios de la noticia:

Banner Plebiscito
CONTACTENOS