05 OCT
2016
Compartir la noticia:

SAN LORENZO ALL INCLUSIVE


Por El Veedor
Auditor de árbitros. Detractor del siga siga y enemigo del todo pasa. Espía en AFA.

Twitter: @VeedorAzulgrana
EtiquetasEtiquetas: Veedor

El Veedor se fue de viaje a Venezuela con los periodistas partidarios del Ciclón y trajo un informe imperdible sobre la victoria contra La Guaira. Caminó a Luján para cumplir una promesa cuerva y a su regreso presenció el 2 a 1 contra Rafaela. De paso, encontró un comic de Thor - Rico que vale la pena ser leído. Después de 2 columnas censuradas por la redacción de la Agrupación, acá está, este es, el Veedor de DBV SAN LORENZO ALL INCLUSIVE

Hace muchos años caminé a Lujan. Fui un Veedor Peregrino. Este año quise agradecer y cumplir una promesa que entre otras cosas abarcaba a San Lorenzo. Así que el sábado bien temprano salí con rumbo a la Basílica.


Comencé mi travesía desde el Oratorio de México y Treinta y Tres. Al llegar a Liniers ya estaba agotado. Habían pasado cuatro horas, mi ritmo era penoso. Entré a La Continental y me clavé una chica de muzza, una empanada de carne y dos birras. Un buen eructo me levantó de la mesa. Estaba con el pico medio suelto y con más ganas de dormir una siestita que de avanzar, pero agarré el tren, fui rezando un rosario hasta la estación de Moreno y me sumé a la caravana de fieles. Allí en una de las últimas paradas, me encontré con algunos cuervos que habían salido juntos desde Boedo, entre ellos, el querido Mr. President, que disfrutaba unos cálidos masajes que con la lengua le propinaba en los pies descalzos un microfonito latinizado.  


Me sorprendió ver al mejor presidente de la historia atravesando el Oeste a pie. Y me sorprendió aún más ver al Líder, impecablemente vestido de runner, look juvenil, con gafas oscuras y sin maquillaje. Pero lo que definitivamente no me sorprendió fue la dedicación que mostraba su séquito de arrastrados para ofrecerles agua, comida o simplemente entretenerlos con alguna monería, mientras asentían pasiblemente y sonreían ante cualquier pelotudez que dijeran los dos seres supremos del Mundo San Lorenzo.


Mr President se dirigió a quién le acariciaba bucalmente el dedo gordo del pie derecho y le hizo un relato detallado del brillante tinglado azulgrana que se levantó glorioso en el corazón de Boedo. “No se va a inaugurar porque nos cagaron todos, como siempre, San Lorenzo molesta” gritó eufórico, mientras la yunta aplaudía y celebraba en éxtasis total.  Luego habló de la viga del Piter Bidegain y de lo positivo que resultó jugar sin tribuna local con Bonfiel para no presionar a nuestros players, se extendió soñando con boletas electrónicas para las futuras elecciones "que ofrecerán transparencia" en unos comicios donde sólo les interesa borrar al tibio del Hippie mientras siguen jugando al amigo/enemigo con su fuerza de choque institucionalizada. Para terminar, lo escuché minimizar la figura Bauza negando que la AFA le haya quitado más gloria a San Lorenzo, o que él le haya quitado el apoyo al Patón creyendo que el campeón de América no tenía más nada para darle al Ciclón. El microfonito sonreía mientras se embuchaba las patas presidenciales y a su alrededor se sumaban microfonitos latinizados que con sus celulares volcaban a las redes sociales cada una de las hermosas proezas del relato oficial azulgrana. Todo se desarrollaba en una escena que fluía con dulzura orgásmica. No había mucho por hacer; o me tiraba al piso a jugar el papel de perrito faldero o seguía mi camino. Así que sin esperar comentario alguno, le di a la caminata.


Recé mucho en las dos etapas finales. Entre La Reja y Rodríguez y entre Rodríguez y Lujan. Recé por mí, por el Papa, por ustedes, por mis queridas foquitas, por Mr President, por el Líder, por De Boedo Vengo, por los que no tienen ideas propias, por los que se fueron, por los que se quedaron, por los traidores que ya no pueden pisar la tribuna, por los que venden humo y por los que lo compran, por el primer gol de Bergessio, por la racha del nueve, por el buen momento del uruguayo, por el pésimo momento del uruguayo, por el uruguayo que se sienta en el banco, por el hijo del Líder que alguna vez será el nuevo Líder, por el Prolideportivo, por los errores de tipeo, por Merlini y por la oposición que aprobó el balance, por los becados y por los triples de miga... Pedí por la viga, por Montagna y por Loquita. Y pedí por mis hijos: por el boludo y por el primitivo, por el que no conoce el agua y por el que no conoce el abecedario, pedí por los que fueron gerenciados y chiflan a su equipo en la primera fecha de un torneo, pedí por los amargos que sin Grondona no solo conocieron la B sino que no salen campeones nunca más, pedí por los que metiéndole Blem al escritorio intentaron disimular la muerte pero siguen sin poder borrar la mancha, pedí por la patria periodistica que brega por cambiar los historiales contando copas de leche y partidos amistosos mezclando todo y sin asco,  pedí por Rafa, por Eusebio y por los amigos de Di Meglio, pedí justicia y una risotada celestial dio por terminada mi oratoria, por último, pedí que nunca se me muera el pito... porque como saben, sigo sintiéndome árbitro.


Llegando a Luján, me crucé con un quemero. Venía caminando como un Walking Dead, medio haraposo, te imaginás bien: olía a viejo pedófilo con cara de Altamira. Tendría veinte y dos años pero por su sufrimiento y el abuso a la colonia Paco parecía de setenta y ocho. Le faltaban algunos dientes pero me miró como para hablar... Le pregunté qué onda... y me dijo que ya estaba por llegar a la meta. Se sentía contento, pidió que vuelva Cappa ante la salida de Domínguez y creía que Dios lo iba a escuchar pero Dios es cuervo y Nadur ya tenía abrochado a Caruso... Lo alenté a llegar juntos. Le dije que sería un lindo mensaje que un cuervo y un quemero llegaran codo a codo a la Basílica de Lujan... Mr President se pondría orgulloso y a Nadur le vendría bien para ahondar en la pavada esa de enemigos o rivales y fomentar el clásico más porteño de todos los puertos del mundo. Pero al enterarse que yo era del Ciclón el sucio cambió el semblante. Se le llenaron los ojos de envidia, rencor y resentimiento. Me dijo que él iba solo, porque solo caminaba mejor. Le recordé que a nosotros Mr. President nos dijo que San Lorenzo sin Huracan camina rengo, y que esa filosofía debía ser honrada llegando de la manito a la Basílica. Pero viste como son estos arrastrados que hablan del paladar negro, y Menotti, y Angelito... todos putos. Y ahora se tienen que fumar a Caruso. A propósito quemero, porque yo sé que me leés hijo harapiento, ¿comenzás a notar la diferencia entre toda tu historia vacía y un tipo que llega el viernes se pone a trabajar sábado y domingo y el lunes te gana de visitante un partido que antes hubiera terminado en goleada en contra? Pelotudo. Yo no sé cómo va a terminar Ricardo en Plazoleta Patricios (la verdad que para Parque te falta ser plaza todavía...) pero es muy probable que ese equipo lastimoso repunte, que su poca gente comience a quererlo y, quién te dice, quizás un día te despiertes con un rapto de dignidad para enfrentarte al espejo y darte cuenta que tu verso del Tiki Tiki fue un fulbito lindo que duró sólo 10 meses de tus 108 trágicos años de dolorosa existencia (a la que llamas "historia") y que apenas te dio un mísero título y un subcampeonato penoso. Eso no te da una marca registrada, ni un paladar ni una escuela. Eso te hace apenas más chico que Argentinos Juniors.


Lamentablemente no volví a ver al quemero en la peregrinación, no pudimos regalarle esa foto a Mr President. El tipo abandonó antes de llegar. Le faltaba poco pero se conformó con haber llegado hasta Luján, no siguió hasta la Basílica. Moralmente llegó, ¿entendés?


No fue fácil volver a Capital. Chiflé varias veces pero esta vez no apareció el Gordo Ventilador. Empecé a caminar de regreso. Una locura. Todos viniendo y yo yendo en dirección contraria, agotado y contra la corriente, me puse a pensar en qué sentirá un De Boedo Vengo cuando ve ese tinglado inhabilitado digno de San Crotenzo después de años explicando que la Vuelta a Boedo era con ampliación de Sede, Estadio en Boedo y un Microestadio para miles de personas que convocara eventos culturales y deportivos de primer nivel para la Ciudad de Buenos Aires.  Pero cuando me empiezo a enroscar así prefiero dejar de pensar y seguir, porque, en definitiva, la lucha es de largo aliento, y el objetivo superador no se abandona. En el camino unos tipos ofrecian energizantes a 5$. "¿Cómo que sale sólo 5$?¿Qué le metieron, la del Chacho a los pibes de Central?" les pregunté. "Vendemos al costo amigo, no nos llevamos guita de esto, lo hacemos sólo por la causa" me replicó. Le sonreí pero no compré. Cinco pesos, es muy poco, y a veces, lo barato sale caro.


Luego de caminar toda la noche, llegué al Down Flowes para la hora del partido. Me senté en la platea y las piernas me dolían como culo de bostero tras jugar con San Lorenzo. No pude ver a Mr President ni al Líder. No sé si ellos llegaron a Luján o no. Lo cierto es que a Luján tiene que ir Vigliano. Tiene que ir a pedir clemencia. Si el Papa vio el partido entre San Lorenzo y Rafaela, Vigliano tiene que ir al infierno. Solo la jugada del gol “Rafaelino” denota un error reglamentario grosero. El jugador puede poner en juego la pelota rápidamente si es en el lugar de la falta, dos metros adelante no. Debió detener el avance y repetir la acción. No lo hizo y terminó en el descuento de la Crema. Claro, vos me dirás que Rafaela es un rival para golear. Yo te diré que ya no hay más equipos para golear, y aunque accesible, se juegan el descenso. San Lorenzo llegó el viernes de Venezuela y el plantel estaba cansado. No hay dudas que fue acertado poner a los titulares ya que ahora se viene un descanso (no, no hablo de uracán, me refiero a un descanso físico...). Y está claro que lo ganamos con el envión que traíamos de Venezuela, donde fuimos, la pusimos y no nos estrellamos contra ninguna Montagna ni dejamos dedos en el camino.


Hablando de Venezuela, fue toda una experiencia. Agradezco a Mr President el gesto que tuvo de subir a los compañeros partidarios al charter que trasladó a dirigentes y jugadores. Fue una idea genial, pudimos vivir una experiencia única, con todos los condimentos de un viaje de egresados. Llegamos a destino y nos subieron a un micro para llevarnos hasta el hotel. Todo el viaje cantando, golpeando los asientos, se vivía un clima adolescente en el buen sentido, más allá del olor a pija presidencial que emanaba de los buches de los microfonitos cada vez que entonaban algún himno azulgrana. A la noche, en la boite del hotel los coordinadores nos prepararon de sorpresa un video musicalizado con “Un amigo es una luz” de los Enanitos Verdes en el que nos mostraron todas las proezas del grupo a lo largo del año,  disimulando con noticias pelotudas y justificaciones irrisorias la pésima organización de la venta de tickets para la final con River, los cuervos ahogados en las lagunas de la Ciudad Deportiva cada vez que caen dos gotas, los goles de Montagna, los dolores de cabeza que implica jugar de noche en el Bidegain, lo caro que le sale al Club la jodita que nuestros dirigentes intentaron en AFA, la viga y la tribuna vacía,  los referis del SADRA, los errores de tipeo del balance, los números del basket que nunca nadie conoció, los pibes que se van a prestamo mientras juegan los que pertenecen a grupos inversores, los twits heroicos sobre proezas inexistentes, la reforma del Estatuto a espaldas del socio, la sede ampliada que no se amplía, el prolideportivo clase B, las fotos con Larreta, Santilli y Macri mientras inauguramos un Metrobus pero no te tiran un guiño para Boedo,  y la frutilla del postre fue cuando mostraron documentos exclusivos con fotos y videos de las primeras charlas de la vuelta a Avenida La Plata en la inauguración de la Estación de Subte que lleva el nombre del barrio, el 9 de julio de 1960. En el compliado se veía como cada una de las lauchas, ante cada una de estas situaciones, se sacaba la camiseta de San Lorenzo y se ponía la de Lati para hacer gala del Manual De Excusas De Ocasión, esbozando slogans trillados del estilo "es hora de ser felices", "recuerden como estabamos hace 4 años", "hay que tirar todos para el mismo lado", "este es un Club europeo". Nos abrazamos todos en un solo círculo y la música del video se extendió a la sala.


“Porque un amigo es uuuna luuuz, brillando en la oscuuuriiiidaaaad... siempre serás mi amiiiiigoooo...


El llanto nos gana la pulseada, la mayoría esquivamos acongojados las miradas vidriosas del compa para no quebrar en gritos de angustia y emoción. La gola se ahorca cuando llega el estribillo, la música suena fuerte y golpea en el pecho. Se agolpan los recuerdos, los buenos momentos, los malos, siempre juntos (unos de un lado, uno del otro). Es imposible no emocionarse, la luz tenue y la ronda que se hace cada vez más estrecha porque nos abrazamos de los hombros como los rugbiers cuando entoncan los estribillos nacionales, eso somos, hombres emocionados.  En ese momento te juro que lamento haberlos llamado garrapatas o insectos que se alimentan de la entrepierna de Mr. President apostando a una migaja. En ese momento somos todos amigos. Nos sentimos. Nos perdonamos. La música se acalla lentamente como emulando el clima de relajación post partido de All Boys en la era de mi amigo Oreste Katorosz. Se sienten sollozos, los abrazos se van multiplicando. Se recuerda a los que no pudieron viajar. A los que vieron el charter partir desde la confitería de la Ciudad Deportiva. Así como algunos de los presentes vieron salir el charter hacia Roma sin sus humanidades entre los pasajeros.


Y aparecen otra vez los coordinadores, los hermanos Benito y Lío. Benito lleva una carpetita bajo el brazo y es el que nos cuenta más o menos cómo es la historia. El otro es el típico boludo. Benito nos explica que muy pronto será la hora de ir a dormir. Nos soplamos los mocos, ensayo una disculpa visual con todos, muestro dolor por ser un hijo de puta que dice las cosas como son y nos vamos para las habitaciones. Antes de dormir nos juntamos todos en la mía para no cortar el mambo. Ahí se generó otro clima distendido... fue un cago de risa. Cantamos canciones del Ciclón. Mr President y el Líder están satisfechos, nos ganamos el viaje y ellos lo saben. No es sencillo seguirles el paso, son la mejor dirigencia que hemos tenido por mucho tiempo y pensar que algunos malparidos le critican la forma de comunicar. Estos pibes que muchas veces yo critico por ratas, hay que decirlo, siempre informan antes que el mismo club. Siempre dicen la posta antes de que las diga Mr President. Si hasta ensayan disculpas de ocasión e inventan excusas increíbles cuando los dirigentes no salen a dar explicaciones... Claro que se lo merecen muchachos. 


Al otro día, nos levantamos para ir al desayuno, llegamos al salón comedor y siguieron las jodas. Yo le puse sal al agua de un compa y los chicos comenzaron a cantar pidiendo que el Líder y Mr President se den un pico. Fue tremendo. Tampoco faltó la guerra de miguitas. Después de comer, todos nos perdimos un buen rato en nuestros celulares. Repasamos las fotos que sacamos, muchos no conocían Venezuela. Muchos no conocían ni Uruguay. Hicimos la digestión a un costado de la pileta. Algunos se mojaron las patas. Otros le tenían miedo a ese “palo con red” que pasan los del hotel cada vez que ellos se tiran al agua... pero ya es tarde, no hay riesgos para los insectos. Se repiten una a una las historias donde cada uno cuenta cómo puso la cara y su propia credibilidad en juego por esta dirigencia, la mejor de todas.  Yo los miro desde un costado y para no hacer la indigestión agarro un cómic que compré en el aeropuerto y me pongo a leerlo...


LA LEYENDA DEL CONDOR
 
En la noche fría que se extendió durante los años XI y XII de la nueva era, la figura de Thor se hizo mito en las Tierras Santas de las Galaxias vecinas ubicadas en el centro del Universo. Pero el famoso Dios del Trueno nació mucho antes, en el Año Uno... Recuerdan los antiguos que un Trueno precedió a su aparición en lo más alto de una Montagna estelar, en la vía láctea donde flota el planeta Mendz Flvio, allí donde anidaba un huevo de Cóndor Alfa. Allí donde se estrelló una nave ciruja alguna vez. A su lado, temblando y con un pañal improvisado, lloraba inmune el Dios nacido del trueno. Un ser humano con ADN divino.

Cuando los seres alados descubrieron su presencia en el nido supieron que era obra de algún Ser Superior (incluso más superior que Tinelli) y decidieron criarlo como tal. Le pusieron el apellido Rico, que en el idioma de las aves significa “El que vuela y defiende, hijo de un trueno, hermano de alas, padre bondadoso y esposo fiel, posible factor de poder”.


Y tanto se enamoraron del nuevo hijo que casi no le prestaron atención al propio y una tarde el huevo que engendraron nse rompió accidentalmente...Así nació la cría de Cóndor y con sus majestuosas alas naturales aprendió a volar como sus padres. Al ver que Thor-Rico ambicionaba pasearse por los aires, su hermano le enseñó las técnicas fundamentales con paciencia infinita y con su ayuda el niño aprendió a elevarse. También él aprendió algo; era bueno para enseñar pero lamentablemente, no estaba bendecido por los Dioses como sí lo estaba Thor-Rico. El destino fue muy hijo de puta con el pájaro aunque tenía otros planes para el joven Thor. Hoy en día, mientras uno libra batallas épicas, el otro vuela bajo en una realidad paralela, enseñando a planear en un lugar lúgubre que algunos apodan Palacio y otros Basurero. El hermano de Thor-Rico adoctrina las técnicas de vuelo a soldados sin sonrisa ni dientes, con mal aspecto y olor a pasado que solo comenzaron a respetarlo cuando se enteraron que había bajado de una Montagna, esa que a ellos les enseñó que la materia es impenetrable. ¡Por los dedos de Trnzo...!


Un día cualquiera, llegó el llamado y nuestro Dios tuvo que abandonar el nido de sus padres adoptivos. Bajó a la tierra de los mortales y se reunió con seres de su estirpe. Formó parte de un ejército pequeño donde aprendió a combatir. Allí conoció su naturaleza guerrera. Cuando estuvo listo, volvió a las altas cumbres donde había nacido y demostró que ya estaba forjado para enfrentar a su suerte. Antes de bajar por segunda vez y para siempre la Montagna natal, su padre lo miró a los ojos y le confesó su verdadero origen. Le explicó que era hijo del Dios Mayor Mhjzelo Orodín y la Diosa Mhtiaz Jörö. Y que además del hermano que hace caridad para la gente especial, tenía otro hermano llamado Miglioki. Su misión era reemplazarlo y lograr por fin la conquista libertadora para toda la galaxia del centro geográfico del universo, que, además, ese sería su lugar en el mundo una vez que logre ganar la madre de todas las batallas.


No hizo falta luchar con Miglioki porque el hermano malvado tenía causas interplanetarias pendientes y tuvo que abdicar a su reino. Miglioki abandonó el ejército y Thor – Rico entre sus primeras pruebas, en sus bautismos de fuego, derrotó a la Armada Amarga en sus tierras, obligándolos por primera vez en la historia a descender una categoría en su orgullosa existencia espacial y también desactivó dos misiles en una trifulca de poco vuelo contra los soldados de una galaxia lejana llamada Mron.


Desde entonces, solo se cuentan buenas historias sobre Thor-Rico. Entre las más destacadas está el combate final en el Fortín de la Galaxia enana que descansa al Oeste del Universo. En esa guerra sin tregua, en campo enemigo y con su ejército acorralado, Thor-Rico utilizó un Martillo mágico que llevaba escondido bajo el guante y rechazó un misil teledirigido que de haber hecho blanco hubiera cambiado nuestra historia tal como la conocemos. Los pigmeos microscópicos que viven buscando tetillas para colgarse ya no serían un problema nunca más para esta Galaxia.


 También es recordado su paso por la Tierra de los Gigantes, cuando su general Dgrdo Bza se retiró del campo de batalla porque confiaba en que Thor – Rico resolvería la justa. Y no se equivocó. Otra vez detuvo dos misiles a quemarropa. Su leyenda ya comenzaba a escribirse en letras doradas. Y cómo olvidar el día en que su hijo, nacido en una galaxia limítrofe al norte, lo desafió en el último minuto de una batalla ganada, enviándole a su mejor artillero (el Chky Prz) para que sufra la ira del Dios protector. Esa noche Thor-Rico recordó las enseñanzas del nido y voló como un Cóndor para detener un proyectil infectado de fiebre porcina. Tremendo.


Esta semana, tuvo nuevamente en sus manos la defensa de la Galaxia. Detuvo proyectiles de distintos cañoneros, le detuvo uno mortal a Drio Slva y otro en la batalla de Prná. Y ni hablar del mano a mano, face to face en Vnzla. Quienes lo critican tienen la mandíbula más dura que Rocky Balboa. Quienes lo aman lo adoran como un Dios.


Terminé de leer las primeras carillas y reconozco que me pareció muy llevadera. Una especie de súper héroe de los países germanos... Durante algunos momentos me resultaba familiar su historia. Pero andá a saber la confiabilidad de estos autores desconocidos, la mayoría anónimos, que esconden la cara.


El viaje de egresados continuó con la gran victoria azulgrana y finalmente terminó con una visita guiada a la Montagna donde el Equipo del Corazón casi hace historia por ser el primero en intentar escalarla con un micro, convirtiéndose en la envidia de Facundo Arana. Ahí tomamos algunas selfies y la famosa foto que se viralizó con todos mostrando el pie y haciendo el cuatro con los dedos.


Al llegar a Buenos Aires dejamos todo listo para la fiesta del reencuentro y cada uno partió para su destino. El mío, como ya les conté, fue caminar a Luján. ¿Cuervo, te conté que fui  caminando a Luján...?

Link permanente a la noticia:
Te gusta la noticia?
Compartir en:

Noticias relacionadas:

- UNA MANCHA MÁS AL TIGRE (Y A TU VIDA)
- LA NAVIDAD (DEL VEEDOR)
- ENTRE LA HISTERIA Y LA HISTORIA
- MIL DERROTAS. CERO DIGNIDAD.
- LAVERNI AL QUIROFANO
- EXORCISMO EN ROMA
- ROMANO POR UN PAR DE DÍAS
- UNA MONTAGNA DE MUZZA, CON RODAJAS DE PROSPERI Y SIN VISITANTES
- VOLEMOS EL PUENTE PUEYRREDÓN
- EL GEN AZULGRANA

Comentarios de la noticia:

Banner Plebiscito
CONTACTENOS