19 SEP
2013
Compartir la noticia:

SAN LORENZO, EL RIVAL MÁS COMPLEJO


EtiquetasEtiquetas: Futbol Profesional

La rotación, los esquemas inentendibles y los roles indescifrables; San Lorenzo no sabe a qué juega y a un técnico sin respuestas se le suman jugadores en bajísimo nivel.  Afuera de la Sudamericana, y llegando a la final de la Copa Argentina por la ventana, es hora de que Pizzi haga una fuerte autocrítica.

SAN LORENZO, EL RIVAL MÁS COMPLEJO

Cuando Juan Antonio Pizzi llegó a San Lorenzo el equipo peleaba el descenso. Tras fracasar sus planteos incluyendo a Jara, Stracqualursi y Piatti el técnico apostó por Verón, Villalba, Correa, Kannemann y Navarro. Con los pibes el equipo encontró una identidad y se consiguieron importantes victorias que nos dieron un cuarto puesto para engordar el promedio y hasta nos permitió clasificar a la Copa Sudamericana. Cuando parecía que el Ciclón había conseguido un puntapié inicial desde donde construir un equipo, las incorporaciones y la bendita rotación empezaron a complicar las cosas.


Con Torrico en gran nivel llegó Alvarez; con Kannemann figura y líder espiritual en cancha llegó Mas; Buffarini, clave en el mediocampo, pasó a jugar de 4; Verón, el delantero más desequilibrante del equipo terminó en el banco de suplentes; Correa que lastimaba cerca del área pasó a jugar 20 metros más lejos del arco; Mercier, pieza clave en el orden del equipo, comenzó a rotar en partidos donde su presencia era clave. En definitiva, 6 jugadores destacados en la remontada final del anterior torneo fueron manoseados por Pizzi, desacomodando por completo al equipo. Claro, no todas son malas. Viendo la otra mitad del vaso, el director técnico ha reconocido el déficit defensivo que el equipo demostraba con la marcación de zona en las pelotas paradas y ha cambiado a tiempo. El promedio de puntos obtenidos en relación a partidos jugados también lo favorece. También es para destacar el concepto que ha expresado hace unos días cuando consultado por el nivel Angel Correa, entre otros, declaró: “Es muy difícil tener jugadores de inferiores si no aceptamos niveles desparejos. La regularidad se consigue jugando”. Es una postura para celebrar entendiendo el habitual exitismo de los hinchas y también de claro apoyo al jugador. Son algunas de las cosas para celebrar en cuanto a lo táctico, la inclusión de juveniles y los números fríos.


El partido de ayer contra Estudiantes de Caseros sólo es un ejemplo más en la lista de confusiones que inspira el técnico. Buffarini nuevamente de 4, Kannemann saliendo del equipo para que juegue Mas, la acumulación de enganches sin puestos ni roles definidos, la dupla Kalinski-Navarro sin marca ni presencia en el mediocampo, el inentendible ingreso de Ortigoza como primer cambio cuando el partido ya estaba 1 a 1 y debíamos salir a buscar un gol, las salidas de Navarro y Ruiz dejando a San Lorenzo sin pateadores para los tiros libres (y encima lo mandan a patear a Buffarini), los escasos 15 minutos en cancha de Correa, el ingreso tardío de Verón y la inentendible presencia de Piatti y su fantasmal trotecito en cancha durante 90 minutos. Son muchas las decisiones del técnico que desconciertan, tanto a los hinchas como a los jugadores.


La ciclotimia del plantel se explica en la dificultad de distinguir un norte futbolístico definido, donde cada uno sepa qué función ocupa en un esquema claro y conciso. La exasperación del hincha se explica en que Pizzi cuenta con material de sobra como para mínimamente ganarle por 3 goles a un equipo que deambula en mitad de tabla de la tercera categoría del fútbol argentino y, sin embargo, con cierto orden e ideas claras, anoche mereció más que el Ciclón.

Link permanente a la noticia:
Te gusta la noticia?
Compartir en:

Noticias relacionadas:

- CON VÉLEZ A LA TARDE
- A VARELA CON DOS CAMBIOS
- "VOLVER A SAN LORENZO"
- DIEGO AGUIRRE SERÁ EL DT
- SE ESTRELLÓ EN LA ESTACIÓN FINAL
- CICLÓN A LA FINAL
- TE SOPLAMOS LA NUCA
- CONTINÚAN LAS PRÁCTICAS
- REGRESO AL TRABAJO
- REPITE ONCE EN LA COPA

Comentarios de la noticia:

Banner Plebiscito
CONTACTENOS